Maternidad casi imposible

Ayer, en el supermercado, me encontré con una escena un tanto triste.
Iba una mujer jóven, de unos treinta años, con un cochecito de bebé, con un bebé dentro, otro niño pequeño, de unos tres años, de pie sobre la plataforma que se adosa a los carritos para poder llevar a otra criatura pequeña de pie y, al mismo tiempo arrastrado una cesta de la compra. Todo al mismo tiempo. Afortunadamente ninguna de las dos criaturas iba llorando, porque hubiera sido ya, el colmo de la imágen.
De nuevo vinieron a mi mente las pocas posibilidades que esta mujer joven va a tener en los próximos años de su vida, puesto que va a tener que estar dedicada en cuerpo y alma a la crianza de esos dos menores, que no es poco.
Si no tiene empleo retribuido su vida estará completamente dedicada a la crianza y educación, practicamente en solitario puesto que el padre de las criaturas, al menos se supone, que será el que tenga que trabajar para mantener a la familia.
Si también ella trabaja fuera del hogar será, como miles de madres, será una mujer totalmente estresada que tendrá que hacer milagros para poder compaginar su vida laboral con la familiar, sin poderlo llegar a conseguir casi nunca.
Además seguramente acarreará un sentimiento de no estar haciendo las cosas bien y de tener un poco abandonanas a las criaturas, que para eso a las mujeres nos han educado a lo largo de miles de años para sentir así y para pensar que nuestros retoños y nuestro marido han de ser lo primero en nuestras vidas, antes incluso, de nosotras mismas.
La verdad es que no siento ninguna envidia por las madres jóvenes. Bueno por las madres en general.
Creo que son las que peor precio han pagado y están pagando por esta sociedad del “bienestar” que tenemos.
El estatuto de los trabajadores, en su rango de ley, no en sus modificaciones posteriores, tiene ya más de 26 años, puesto que fué en el año 80 cuando se aprobó como Ley. Ha sufrido muchas modificaciones, pero con repecto a las condiciones de vida de las mujeres trabajadoras, ha habido pocos cambios. Sólo algunos cambios con respecto a los descansos por maternidad y poco más.
Se aprobó en su día la Ley de conciliación de la vida laboral y familiar. Un ley que ya en su denominación deja, basicamente a las mujeres sin vida personal, puesto que sólo contempla escenarios laborales y familiares. De nuevo las mujeres trabajadoras “condenadas” a no tener vida personal, y por si eso fuera poco, la propia ley (no olvidemos que se dictó estando Aznar en el Gobierno y por tanto es una ley de derechas) nos condena de nuevo a las mujeres trabajadoras al cuidado de personas mayores, menores y/o dependientes, creando permisos “casi especialmente” para que las mujeres seamos las cuidadoras. A los hombres les permite seguir trabajando de forma retribuida sin tener que preocuparse de cuidar a nadie.
De verdad que no envidio para nada a las mujeres trabajadoras y madres.
Y eso por no hablar de las madres solteras…
Las admiro, y mucho porque sobre sus espaldas recae el peso del futuro pero además sin contraprestación alguna que las pueda compensar de su esfuerzo.
Para todas ellas, mi más sincero respeto y admiración.
Ben cordialment.
Teresa

7 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Claudia
    Dic 31, 1969 @ 23:59:59

    Sorry pero por que tan pesimista…creo que las cosas en algo han cambiado tanto para la mujer y para el hombre en cuanto a la maternidad, quizás ella es feliz, tendrá un marido que la mantenga, o quizas no esta ni ahi con trabajar, por mi parte seria feliz siendo mama ahora right now, feliz, feliz….Saludos,Claudia

    Responder

  2. Jorge Gajardo Rojas
    Dic 31, 1969 @ 23:59:59

    Tienes razon.Hay una relacion inversa entre numero de hijos e ingresos.La gente de alto ingresos no tiene hijos,salvo que pertenezcan al Opus Dei.Aqui es donde falla la economia social de mercado.Los niños de los pobres no sonb un mercado atractivo.Saludos desde Chile.Visita mi blog algo te puede interesar

    Responder

  3. esperanzaypunto
    Dic 31, 1969 @ 23:59:59

    Estoy contigo en que la sociedad no lo pone nada facil ni el mundo empresarial para nosotras las mujeres, pero yo acabo de ser madre, mi bebe tiene 20 meses y soy mas feliz que nunca. He estado cuiadandola deje mi trabajo y pienso reincorporame esta año, ademas tengo tiempo para mi, bueno lo busco, y de verdad mi hija es lo mejor que me ha pasado en la vida.

    Responder

  4. Simone de Beauvoir
    Dic 31, 1969 @ 23:59:59

    Las mujeres que queremos desarrollarnos en lo laboral y en lo personal tenemos grandes dificultades. La maternidad es una parte de la vida de las personas, pero el Estado debe proporcionar cauces para que se puedan cultivar el resto sin tener que levantarse todas las mañanas con el traje de superwoman. Esto del cuento de superwoman para otra/o, no se puede ser feliz yendo a todas partes corriendo y encima teniendo sentimientos de culpabilidad.Y por supuesto tiene que haber una CORRESPONSABILIDAD por parte del padre.Desde luego a día de hoy no se dan esas circunstancias objetivas.

    Responder

  5. cheqa
    Dic 31, 1969 @ 23:59:59

    Mi embarazo inició en el mes de diciembre de 1996 y fui madre a los 19 años. Desde ese día una aventura llamada vida nació en mi de forma precipitada, sin esperármelo no sólo el instinto maravilloso de conservación, cuidado, y autodefensa durante mi embarazo, sino también el miedo, la angustia, el temor de no poder salir adelante con mis metas, con mis sueños, con mis ilusiones, con mi soledad… Esos nueve meses fueron tristemente maravillosos…Recuerdo que con una panza gigante subía a una montaña cerca de una comunidad cercana a Quito para realizar un censo sobre la situación de la población en ese sector y así mismo contribuir con el proceso de alfabetización.Descubrí la no maravilla de no ceder los asientos a las mamis embarazadas, y también la discriminación de ser una madre “soltera” que no se caso ni cuando supo que tenía un niño en su vientre…El nació un 15 de septiembre por cesárea. Incluso minutos antes del “alumbramiento” tuve que soportar un comentario más de los tantos inapropiados de la gente…el anastesista me preguntó que cuánto tiempo llevaba casada, le conté que no lo había hecho nunca y me dijo “ahhhh te comiste el postre antes de la fiesta….” Mientras me realizaban la cesárea hablé mucho con mi tío-doctor preguntándole que cómo iba todo, y él paicentemente me respondía hasta un momento en que tuvo que detener el proceso, acercarse a mi y decirme: ¿qué es lo que te preocupa? me desconcentras! entonces calladita esperé el tan ansiado llanto…hasta que lo escuché!Muchas personas me han preguntado qué sentí en ese momento…pero es indescriptible…las lágrimas caen inmediatamente, la vida cambia radicalmente…no sólo por el inmenso cariño y amor, sino porque también ahora el miedo tiene carita, una carita tan dulce y llena de tanto….Los primeros días fueron por demás extraños…yo sabía -sin entender cómo- lo que significaba cada movimiento, cada tono de su llanto o cada sonidito que hacía. Presentía cuando se despertaría, mi cuerpo me lo avisaba…. Y mi vida era agitada entre la universidad a la que tuve que regresar a los 15 días de nacido Felipe. El trabajo como la administradora de un catering -léase administradora como la que limpia, barre, cocina, hace mandados, pedidos y entre otras cosa administra-, el cuidado a mi enano y cumplir con los requerimientos universitarios….Nadie jamás me preguntó cómo me sentía yo al hacerlo sóla…Siempre tuve a mi familia conmigo que aunque sé que jamás me abandonaron…tampoco se inquietan en pensar lo que una mujer estará pensando en medio de tanta congestión en los caminos de su vida…congestión tan parecida a la caída de un puente en medio de la carretera y que no hace retroceder sino buscar caminos alternos, más largos, más pedregozos, quizá más cansados pero que logran siempre la sonrisa al llegar al destino…Descubrí las pocas facilidades que tiene una mujer joven, madre, estudiante y soltera para llevar a rienda suelta todos esos roles. Las universidades te imponen horarios imposibles de cumplir a cabalidad para poder así mismo cuidar al enano. Tampoco ofrecen un sistema de guarderías universitarias que serían muy útiles dado el índice elevadísimo de madres -solteras o no- que no tienen con quién dejar a sus bebés mientras estudian -además el negocio sería excelente!-. Los trabajos tampoco consideran estas situaciones y prefieren no emplear a una mujer “con tantos problemas.El Felipe creció, caminó, habló, dejó el pañal, comía absolutamente todo, casi no enfermaba -si no fuera por el asma y los procesos alérgicos- sería un niño maravillosamente sano, sonreía siempre, me regalaba los “mucho mucho” que representaba su “te amo” que aún no podía decir con claridad, las despedidas cuando me iba al trabajo o al facu, su sonrisa siempre! su mano en mi cabeza cuando “él” me hacía dormir a mi….El Felipe creció tanto que entró a su escuelita y resultó ser tan desprendido como yo..se despedía con una sonrisa gigante cada vez que el bus lo pasaba recogiendo….y nunca costó que se adapte a su salón de clase…nunca le revisé un cuaderno, jamás le dije que estudie, y nunca me trajo una tarea incumplida…..Nuestras ausencias físicas -sobretodo la mía- nos unieron mucho más….y se adaptó fácilmente a cada una de mis actividades para siempre contar con su presencia…Le gustó desde pequeñito la trova…de hecho una de las primeras canciones que aprendió fue “anda, quítate el vestido las flores y las trampas” de aute…y luego ya silvio le fascinó y se quedó prendido de las canciones infantiles de piero y liuba maría hebia…de hecho a más de un concierto ha ido conmigo y la música es una de sus pasiones, lo cual nos viene bien porque compartimos esos gustos…Ahora el Felipe tiene 8 años, le falta menos de medio metro para pasarme (lo cual no es nada difícil por cierto), es un alumno formidable, no por las notas -que poco me importan- sino por todo lo que ha asimilado en su escuela, por todo lo que ha alimentado en su espíritu e inteligencia. Un amigo sin igual, de aquellos que se pueden compartir un refrigerio sin importarle que la porción sea menor…Un nieto que adora a sus abuelos, un sobrino que admira a sus tías y tíos…un hijo que me admira y me ama…aún sin entender mucho por qué lo hace!Aquel día cuando me enteré que iba a ser mami, un miedo tremendo me cubrió la vida…también un coraje ilógico por frustrar mis sueños y esperanzas… Hoy debo decir que ser madre “soltera” aunque no una novedad, sigue siendo difícil en este país aunque reconozco que últimamente el prejuicio va siendo menor… El camino para llegar a ser esto que él y yo somos, ha sido largo, con muchas lágrimas y también sonrisas. Con más de un inconveniente, pero también con miles de razones para abrazarnos y decirnos que nos amamos profundamente.Hoy cada vez que me despido por la noche. él me da a mi la bendición porque sabe que yo no soy creyente y así me facilita el camino al cielo como él me dice…Y cada vez que amanezco ya mis pensamientos están con él y con su vida y lo que será de aquí a mañana, a siempre…Qué significa ser madre para mí? trabajo permanente, capacitación constante, vigilancia frecuente, cuidado siempre, crecimiento personal, sabiduría a flor de piel, desborde de cariño, a veces lágrimas, risas y sonrisas, desvelos, entrega, bondad, sinceridad, firmeza, justicia y verdad…Y nada de eso lo lograría sin ese “pedacito de vida” que tengo a mi lado siempre y que ha sido un reparador de sueños por siempre…

    Responder

  6. Amatxu de Miribilla
    Dic 31, 1969 @ 23:59:59

    Antes de nada felicitarte por tu blog, lo descubrí por casualidad y me encanta. Decirte solamente que ser madre es lo mas maravilloso que me ha pasado en la vida, y que pese a que a veces es duro no lo cambiaría por nada. Tengo la suerte de no haber tenido que renunciar a mi trabajo a tiempo completo, y nunca me he sentido que este abandonando a mi hija, que esta muy bien cuidada por sus abuelas y además ha empezado a ir a la guarde, aunque desgraciamente soy consciente de que todo el mundo no tiene la suerte que he tenido yo.Aunque llevo muy bien lo de ser una “super woman”, lo unico que echo en falta es un poco de tiempo para mi, pero una sonrisa de mi hija lo compensa con crecesTe invito a visitar mi blog donde cuento mi experiencia.Un saludo cordial

    Responder

  7. raquel canchola
    Ene 30, 2008 @ 18:23:20

    de verdad que me siento identificada en este momento estoy en la universidad ultimo semestre de comunicacion en medios masivos y tengo un bebe de 2 años y es de verdad todo un show para llevar mi vida cotidiana como madre,esposa y estudiante sobre todo, por que lo que mas intento es salir adelante y terminar mi carrera pese a todos los inconvenientes que se crusan en el camino como no tener quien te cuide al niño y sobre todo el navega conmigo ya que mi horario es quebrado y tengo clases mañana tarde y noche pero todo esto se que tendra una gran recompensa, y equilibrio de echo mi tesis es sobre la falta de apoyo en universidades hacia las madres jovenes como yoasi k echenle ganas y nunca se rindan!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz

F&S

Femenina y singular: el blog de Mar

A %d blogueros les gusta esto: