¿Qué mundo estamos creando?

Sigo estando impresionada por lo que he contemplado esta mañana.
Al lado de mi casa hay una plaza con una zona de juegos infantiles. He de decir que ninguno de los tres niños de los que voy a hablar tendría más de cinco años. Y es un dato a tener en cuenta para lo que voy a contar.
Allí estaban jugando tres niños entre ellos y uno se subió a uno de los columpio en el que, al parecer y en ese preciso instante, quería subir otro de los niños. El segundo niño le comenzó a gritar al primero que se bajara del columpio que quería subirse él, mientras el primero le contestaba que él había llegado primero.
El tercero de los niños miraba la escena sin decir nada. De repente el niño que no llegó a subir al columpió comenzó a gritar como un verdadero energúmeno frases como “hijo de puta”, “tu madre está muerta”, “no tienes madre porque era una puta y se murió” y así repetidamente pero cada vez com más rabia y más violencia.
El niño espectador seguía mirando la escena pero ya comenzó a desplazarse buscando la protección del grupo de personas mayores que seguían charlando placidamente sin prestar ninguna atención a lo que pasaba con los otros dos niños hasta que el enfurecidísimo niño que gritaba, al ver que el otro no le hacia ningún caso y continuaba columpiándose tranquilamente, arremetió contra él con tal saña, que tuvimos que intervenir de forma inmediata para que no linchara a la pobre criatura que lo único que había hecho era llegar primero y negarse a ceder a las pretensiones del gritón.
La rabia y la violencia del niño que gritaba, me impresionaron fuertemente, puesto que, ese niño será violento dentro de unos años.
Y lo será de forma verbal o de forma física, utilizando a las mujeres como elemento a destruir y para destruir a sus adversarios.
Quizás, y como consecuencia del impacto emocional de ver a un niño de unos cinco años gritando como un loco y después lanzándose a machacar al otro crio con una fuerza y una rabia poco comunes en niños de esas edades, me esté llevando a pensar en que esa criatura va a vivir una vida de infierno, puesto que lo que no consiga con normalidad lo tomará por la fuerza y con violencia.
¿Qué mundo estamos creando que ni los niños están libres de esa violencia que hoy he presenciado?, ¿Qué modelo social les estamos mostrando?, ¿Donde han quedado los valores de la igualdad, de la solidaridad, de la bondad o de la voluntariedad, por citar algunos?
De verdad que me quedé espantada. ¿Qué hubiese pasado si quien llegó antes al columpio hubiese sido una niña? No quiero ni pensarlo.
Y mientras el grupo de personas mayores que estaban por allí (entre los cuales se supone que estaban los padres y madres de los niños) seguían hablando tranquilamente y sólo cuando se abalanzó sobre el otro crio, reaccionaron. ¿Acaso la violencia verbal está ya tan interiorizada que ni la sienten?
Uf, de verdad que me ha parecido monstruosa toda la escena y lo que lleva implícita.
Esperemos que con los años y la tarea educativa de todos los agentes educadores este tipo de escenas sean menos frecuentes.
Ben cordialment.
Teresa

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. JAVIER+RIBES
    May 12, 2008 @ 17:08:18

    Hola Teresa, que mundo “no´´ estamos creando, porque parece que no interesa a casi nadie cambiarlo y sobre todo a los conservadores que van encima de la carroza y son los que llevan el cotarro de verdad i a los pelotas pelotillas y conservadorcillos que les sustentan y apoyan no les interesa y así estamos como los neardentales supongo que entonces se darían quizás algún bocado más los niños aparte de los mamporros y si eran niñas lo del garrote ese que lleva el rey de bastos ya sabes el garrote ese que usaban los prehistóricos para llevárselas a la cueva, que no lo sabes? Pero si sale hasta en los tebeos (como no quieres que os zurren). Mujer aparte de los coches y la TV que eso si que ha cambiado para mal, ósea que eso si que es chungo, pero chungo chungo, en lo demás hemos mejorado, no me digas que ahora no a cambiado, ahora les pegan 37 puñaladas, las tiran por el balcón, o si son de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado un tiro directamente a la cabeza cuando van a denunciar i si no van a denunciar también. A, otra cosa, en aquella época, me apuesto con tigo lo que quieras, por ej: un diente de León Marino, que para pasar el rato cuando no había mamuts que cazar, los neardentales chapotearían con sus hijas aparte de con sus mujeres, sin pensar si eran mayores de edad, como ahora lo hacen en los burdeles, o como lo hacen algunos curas en todo el mundo, o como lo ha hecho el animaloíde ese Austriaco. Lo que te diga jo Teresa el fascismo lo llevamos sobre todo los tíos en los genes, más o menos endulzado o potenciado según las circunstancias, la leche que hayas mamado, o dicho en plan culto la educación recibida. La solución, la solución. La solución Teresa lo que yo te diga “un torturador un muerto” y que no se te olvide “ningún torero sin su corná”.
    Un beso muy fuerte, salud y adelante
    Xavierus

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz

F&S

Femenina y singular: el blog de Mar

A %d blogueros les gusta esto: