Pecados y excomuniones al gusto

Esta semana escuchábamos al portavoz de la Conferencia Episcopal Española hablar del pecado que iban a cometer todas aquellas personas que se vieran involucradas en la modificación de la ley del aborto, incluidos los políticos, decía este sacerdote.
Lo siento, pero me da la risa cada vez que escucho manifestaciones de este tipo y, sin pretender herir a nadie, voy a explicar los motivos de mi risa.
Desde hace miles a de años estos señores de faldas largas y negras vienen amenazando con el infierno y el purgatorio para quienes no piensen como ellos. Se han dotado a lo largo de los años de herramientas sofisticadas para mantenerse en el poder a través del miedo y la imposición de sus valores, sin importarles en absoluto las consecuencias que para la población pudieran tener sus dogmáticas ideas. Para ello se sirvieron de la Inquisición, de los monjes templarios, etc.
En la actualidad y al parecer les quedan pocas armas para la dominación puesto que los estados modernos, afortunadamente, les han apartado del gobierno de los países y les han dejado en un espacio que es el de los dogmas y los valores que representan.
Ellos, los de faldas largas y negras, no toleran el grado de laicismo que existe. Y si a eso le sumamos “la competencia” que les supone la llegada de personas que profesan otros credos y la importancia que estos están tomando en una sociedad multicultural, pues se ponen de los nervios y a veces dicen lo que yo considero, sencillamente bobadas.
Y una de esas bobadas la soltó el portavoz de la Conferencia Episcopal Española al afirmar lo que afirmó, pero al mismo tiempo entrando en una contradicción importante para con muchas personas entre las que me encuentro, y me explico.
Hace unos años y por segunda vez, remití un escrito al Arzobispado de Valencia solicitando ser borrada de sus archivos, o sea, apostatar, al tiempo que me daba por excomulgada por haberme sometido voluntariamente a una interrupción voluntaria del embarazo, entre otros muchos de los pecados que ellos consideran graves y que conllevan automáticamente la excomunión.
La sorpresa llegó cuando el arzobispado me contestó alegando falta de información para la excomunión y la negación a borrarme de sus ficheros (apostasía) por no tratarse de ficheros oficiales.
O sea que yo que declaro abiertamente lo que ellos consideran un pecado y deseo que se me aplique la pena, me obvian y ahora salen con que todas las personas que se vean implicadas en este tema serán pecadoras y podrán ser excomulgadas. ¡¡¡Hay que fastidiarse, de nuevo con sus métodos!!!
Y mientras ellos ladran con la pretensión de intentar ganar terreno en lo político con sus amenazas, en África siguen muriendo miles de personas cada día por el SIDA mientras el Papa mantiene el silencio en este asunto.
O siguen muriendo miles de mujeres cada día a manos de sus parejas o exparejas en todo el mundo y ellos siguen sin hacer ninguna declaración al respecto, empeñados como están en seguir manteniendo su estatus de prohombres investidos de una presunta autoridad que pretenden que esté por encima de las leyes y los poderes democráticos.
Ellos, los de las faldas largas y negras, son uno de los verdaderos bastiones del mantenimiento del sistema androcéntrico que nos relega a las mujeres a una situación de sumisión con respecto a los hombres al tiempo que fomenta la misoginia y niegan cualquier expectativa de mejora en las vidas de las mujeres, de cualquier mujer.
Ahora claman por la modificación de la ley del aborto, pero antes lo hicieron por la ley del divorcio y antes con la equiparación de igualdad entre mujeres y hombres que consagra la Constitución Española. Es cansino puesto que siempre se trata de lo mismo: No quieren entender que la lucha por la igualdad real entre mujeres y hombres es imparable y que por muchos estratagemas que se inventen o por muchos discursos revestidos de cualquier historia que se puedan sacar de la manga, no van a impedir que seamos muchas mujeres, cada día más, las que les plantemos cara y les llamemos, entre otras cosas, hipócritas, por adecuar sus discursos a sus propias necesidades y no a las necesidades de las personas, incluso de las mujeres.
Aunque quizás este último punto ya sería excesivo para ellos, pero por pedir que no quede.
Ben cordialment
Teresa

7 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Isabel Molins
    Nov 16, 2009 @ 12:55:16

    A mi ni tan sólo me contestaron….Y si, tienes razón, es lo primero que pensé en cuanto lanzaron sus “amenazas” … ¿A qué viene esto si en realidad no te borran? ya, ya, sus “listas” no son oficiales, pero sí las usan para alardear de la “gran mayoría” de católicos que hay en España. Debrían tomarse acciones ya para que en este país profese (nunca mejor dicho) laicidad real. Fuera cruces, fuera señores colgados de las paredes en las escuelas…las personas somos libres, no nos amenacen, no nos incordien más de una vez.

    Responder

  2. Marian Alonso
    Nov 16, 2009 @ 17:26:40

    Es curioso. Esto mismo le comentaba hace unos días a un amigo, acerca del tema de la apostasía. Y es que como dice el refrán: Dios le da pan a quien no lo puede roer. Si me permite el paralelismo, y a propósito de esa gran mujer saharaui: Aminetou Haidar. Comentar que parece haberle sucedido algo similar. Mientras inmigrantes de África que quieren voluntariamente entrar en España, no se les deja pasar, ella que quiere entrar en su país es deportada con la complicidad deL Gobierno español. Increible pero cierto.

    Responder

  3. xavierus
    Nov 21, 2009 @ 14:31:38

    La lucha para los y las apostatas de hecho será más larga que esta modesta opinión historica sobre la Iglesia Católica, para poder llegar algún día a ser apostatas de derecho.
    El catolicismo tras la Reconquista aun siendo la religión un motivo de discriminación legal, división y enfrentamientos sociales (aparte de los militares), existía tolerancia religiosa en mayor o menor grado.
    Pero los Reyes Católicos y sus sucesores en lo que se denominaba la Monarquía Católica comenzó un periodo de búsqueda del máximo religioso que supuso la expulsión de los judíos en España (1492), la expulsión de los moriscos (1609) y la persecución de los protestantes. La estrecha identificación de la Iglesia con la Monarquía explica el papel de instituciones como la Inquisición, el patronato regio o las Bulas Alejandrinas que justificaron la conquista y colonización de América. Se consideraba a España más papista que el papa, por su intervención en lo que se denominaba la defensa de la fe católica en los campos de batalla de las guerras religiosas del siglo XVI y en la política exterior (menos realista que la del mismo papado). La intervención de teólogos españoles en el Concilio de Trento para la adopción de una la postura intransigente fue tan notable que se originó el mote luz de Trento, martillo de herejes. Aun así, eso no limitaba la existencia de fortísimos conflictos, como el que suscitaba el fuero eclesiástico y los intentos de control por parte del estado. Durante el ilustrado reinado de Carlos III se expulsa a la Compañía de Jesús (1767).
    Incluso en la constitución de Cádiz de 1812 proclamaba que la religión no sólo del Estado, sino de la Nación misma, es y será siempre la católica, apostólica y romana, única verdadera. (Por eso, algunas benévolas citas de la también llamada Pepa por parte de Esperanza Aguirre la muy…. liberal). Simultáneamente se hace cada vez más evidente un proceso de descristinización fortalecido por el apoyo del clero al bando absolutista durante la Guerra Carlista y que con la desamortización acaba con el poder económico de la Iglesia. Las relaciones oficiales con la Iglesia se recuperan con el concordato, por el que el estado se obliga al mantenimiento de los eclesiásticos con fondos públicos. La camarilla de Isabel II fue llamada la corte de los milagros.
    Después de la guerra Civil, bajo la dictadura de Franco, identificándose con el término nacionalcatolicismo, el estado volvió a ser confesional hasta la exageración o la tortura según el bando, en contraposición del periodo anterior que llego a ser un estado laico durante 6 años).
    No obstante, a pesar de ser ahora el nuestro, un estado aconfesional, la Iglesia Católica tiene en España una posición especial, apoyada en el Concordato 1978, un acuerdo con la Santa Sede que fue aprobados por las Cortes antes de que la Constitución entrara en vigor, basada en la subvención por parte del Estado y en una posición privilegiada en la enseñanza (obligación de los centros de ofertar la clase de religión católica, para los alumnos, y financiación pública para la enseñanza concertada, en su mayor parte bajo el control de distintas organizaciones católicas). Los conflictos entre la Conferencia Episcopal y los sucesivos gobiernos de la democracia han sido recurrentes, en que la emisora de radio COPE, controlada por aquélla, ha pasado a ser el principal medio de comunicación de oposición al gobierno, junto con el periódico El Mundo. Asuntos como el matrimonio homosexual o la citada clase de religión han producido macromanifestaciones promovidas desde grupos católicos, en un intento de recristianizar la vida pública mucho mayor que el que se dio en el comienzo de la transición.
    Nunca peor (mai mes mal)
    Besitos

    Responder

  4. María
    Nov 26, 2009 @ 13:13:28

    Quiero lanzar un mensaje de tranquilidad.
    Se ve que Zapatitos se teme que los votos se le larguen por donde han venido, así que está pensándose lo de poner el, ¿cómo lo llamo?, invento pluri-nacional-identitario, todo perdidito de presuntos moriscos, presuntos descendientes de los expulsados antaño. Se los nacionaliza a ojo, porque estos no han conservado las llaves ni el idioma como los sefardíes, o a lo mejor basta con las remesas que nos mande el Mojamé, ¡y a votar al PASOC! (Dispensadme de poner la O y la E. Es que me da la risa y esto es mu serio y mu trascendente) Al PASOC o a algún partido servicial-con-condiciones y nada laico, que nunca se sabe.
    Y de gastos adicionales nada, ¿quién no conserva el pañuelico ese rejillero de la abuela, de cuando la misa de los domingos y fiestas de guardar? A reciclarlo, chicas, Economía Sostenible y Ecológica.
    También vosotras queréis que se mantenga en el poder como sea, ¿no? Casi tanto como Él mismo. Pues nada, hermanas, id mirando sábanas viejas, y en unos añitos, de éstas que sale el Manifiesto “La Dignidad de la Morería”, ¡y todas con burka!
    Se cambian los faldones negros por faldones blancos, y para el caso es lo mismo.
    Mientras tanto, seguid con vuestras cositas, hermanas, que aún hay tiempo.

    Responder

  5. María
    Nov 28, 2009 @ 13:13:18

    Y lo de la limitación de temperaturas en negocios privados, en los que se supone que su dueño, o dueña, debería poder hacer lo que le saliera del moño, o la moña, y si se arruina, que no sea con la ayuda de Gran Herm…¡que me diga! del Gobierno, es en consideración a nosotras, que el burka da ¡mucha caló, hermanas!
    En serio, ¿no habéis leído “1984”, de Orwell? Aprovechad antes de que nos impongan el uniforme, que es que da muchos sofoquitos leerlo.

    Responder

  6. María
    Nov 29, 2009 @ 09:31:15

    Responder

  7. Varón
    Dic 08, 2009 @ 11:14:42

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz

F&S

Femenina y singular: el blog de Mar

A %d blogueros les gusta esto: