Dolores del alma

A veces duelen más que una paliza, pero lo que es peor, se quedan para siempre. Son dolores sordos, inesperados y, en demasiadas ocasiones incompatibles con la esperanza.
Afortunadamente ella, la Esperanza, siempre vuelve, con su voz modulada y cálida, con su sonrisa llena de paz y sus susurros llenos de vitalidad para recordarnos que algunos cabrones han de salir de nuestras vidas rápidamente.
Esta semana que ha pasado se ha cobrado la vida de dos mujeres. Mientras no seamos capaces de condenar cualquier tipo de violencia, sus muertes caerán sobe nuestras conciencias. Porqué sabemos que puede ocurrir en cualquier momento. Porqué desde nuestra posición progresista seguimos permitiendo actitudes violentas hacia nuestras propias vidas. Porqué en demasiadas ocasiones y en nombre de un amor mal entendido, no sabemos decir BASTA y cuando lo hacemos es a costa de nuestra propia piel. Porqué confundimos ser progresistas con el hecho de denunciar el dolor y el maltrato de otras pero nunca analizamos el nuestro. Porque……, porqué….., porqué…..
Las muertes de estas mujeres nos traen a primera línea de reflexión nuestra capacidad de resistencia a pequeñas agresiones cotidianas con nuestras parejas, amigos, compañeros etc…o lo que es lo mismo, nuestra capacidad emocional de reconocer los llamados MICROMACHISMOS.
Y nuestra capacidad es, en demasiadas ocasiones, ilimitada, sobretodo cuando hay lazos afectivos y emocionales de por medio.
Pero aparte de los emocionales, estos fenómenos aparecen por todos lados. Parecen setas en plena temporada. Así, nos encontramos con primeros ministros que pueden ser inductores de corrupción de menores, locutores en cadenas de televisión que tienen discursos claramente misóginos y, por tanto dañinos para el conjunto de las mujeres, amigos que son insensibles al dolor que provocan cada vez que se refieren a relaciones anteriores con desdén o con claras intenciones de machacar su recuerdo e, incluso reivindicando su parte “femenina” para empatizar sobre un determinado tema, olvidándose al segundo siguiente que cada vez que intentan machacar a otra mujer lo están haciendo contigo también.
Ellas, cada una de las mujeres muertas, deja sobre nuestras propias conciencias la necesidad imperiosa de desenmascarar a los maltratadores cualquiera que sea su ámbito. Pueden ser nuestros amigos o nuestros compañeros de oficina. También pueden ser nuestros vecinos o nuestros amantes, pero en cualquier caso hemos de pararles los pies.
Porqué somos las herederas de sus heridas en el alma. Porqué somos (o al menos hemos de ser) las precursoras de un mundo sin violencias contra las mujeres. Porqué nuestras hijas, sobrinas, amigas o hijas de nuestras amigas o, cualquier mujer del mundo merece vivir en libertad y sin ese dolor en el alma que se produce caca vez que nos enteramos que otra mujer ha sido asesinada, o que una amiga ha sido maltratada psicológicamente por quien consideraba su amigo o su expareja, sencillamente porqué intenta rehacer su vida como puede.
Estoy dolida y muy enfadada porque no consigo encontrar la lógica de tanto dolor innecesario. Hay indicios de que incluso la esperanza en demasiadas ocasiones es maltratada por ideas preconcebidas y estúpidas de quienes intentan amordazarla y dejarla sin su cálida voz susurrante.
Estoy enfadada con tanta hipocresía social que mientras demanda modificaciones en la actual legislación contra la violencia de género, son capaces de ejercerla en su propia vida sin despeinarse.
La violencia de género no sólo consiste en dar bofetadas o matar. También se ejerce cuando se merma la autoestima, se limitan directa o indirectamente derechos, o reproducen amenazas directas o indirectas sobre la posible descendencia que hayan podido tener.
Creo que todas las mujeres tenemos el derecho a seguir escuchando la cálida, suave y modulada voz de la Esperanza para salir de estos infiernos particulares de los cuales no siempre somos conscientes.
Si alguien intenta callar su voz, tendrá que vérselas conmigo. Y quien avisa, no traiciona.
Ben cordialment,
Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz

F&S

Femenina y singular: el blog de Mar

A %d blogueros les gusta esto: