Pretenden devolvernos a las cavernas

 Hasta el moño me tienen los de faldas largas y negras con sus ritos y sus historias!!! Y es que no paran de lanzar mensajes misóginos.

Esta semana, aquí en Ontinyent, mi pueblo, están celebrando los trescientos cincuenta años de María como patrona de la ciudad. Lo están celebrando con los mensajes de siempre y que pretenden mantener la sumisión, la desigualdad, la obediencia ciega al varón, la negación del placer, la maternidad como única vía de crecimiento personal, y un largo etc. Y de verdad que me tienen bastante cansada y harta de todo esto.

No voy a entrar en cómo lo están celebrado porque me parecen estúpidos todos los ritos que acompañan estas historias que se montan para seguir manteniendo su poder sobre el resto de las personas.

Y es que entre estos de faldas largas y negras que no cejan en su empeño de mantenernos como ciudadanas de segunda y las “rebajas” que, en materia de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, nos ha impuesto el gobierno de Rajoy, contenta me tienen.

Por eso parte de la campaña electoral del PP se hizo desde los púlpitos de las iglesias, para que cualquier atisbo de progresismo en el ámbito que fuera, pero sobre todo en el ámbito de las libertades de las mujeres, fuera arrancado de cuajo para que no se pudiera reclamar ni siquiera por aquello tan manido de “usos y costumbres”.

No pueden soportar que las mujeres tengamos la condición de ciudadanas con plenitud de derechos, puesto que sería como admitir que podemos rebelarnos contra el poder establecido. Y para ellos el primero de los poderes es el de Dios, o al menos eso predican, y, por supuesto esa figura, la de Dios es masculina.

Pero para rematar la faena, el dios de cualquiera de las grandes religiones monoteístas, ha depositado su poder en la tierra en manos únicamente masculinas lo cual refuerza la simbología del poder y de la autoridad en todos los aspectos. Y, de ahí que no puedan soportar que a través de los avances en materia de igualdad las mujeres podamos decir basta a este tipo de poder impuesto y misógino.

El hecho de que podamos decidir sobre nuestros cuerpos y por tanto sobre nuestro placer y nuestra maternidad, supone para ellos, no sólo un ataque a los roles que refuerzan con la figura de María, la Madre y la gran sumisa al mandato patriarcal, supone también un ataque a su propia autoridad en todos los ámbitos. Les da igual que traigamos criaturas a este mundo que se mueran de hambre o de calamidades, ellos quieren el control de nuestros cuerpos, nuestra sumisión más absoluta a su mandato que imponen a través de los gobernantes más reaccionarios para que nada cambie y que todo siga igual, porque quieren TODO el poder.

Y con ese poder acumulado desde el espacio político también, pretenden devolvernos a las mujeres a las cavernas. Pretenden dejarnos sin los derechos de ciudadanía ya conseguidos y disfrutados. Pretenden que volvamos a ser mudas e invisibles e imponernos el burka simbólico para que nuestras voces no existan y, por tanto no exijan libertades que creen que no merecemos.

Olvidan que una sociedad que pretende dejar de lado la mitad del talento de su población, no puede avanzar. Que una democracia sin voces de la mitad de la población, no es democracia. Que las mujeres tenemos voz para reclamar nuestros derechos, para exigir que se cumplan, para decir basta, para oponernos a las medidas que pretenden devolvernos a las cavernas. Se olvidan que somos muchas las que renegamos del papel que nos asignan y que ni queremos ser madres, ni sumisas, ni mudas, ni ciegas y somos sordas a sus dictados desde nuestra propia elección.

Olvidan asimismo que a nuestras voces se van sumando la que aquellos hombres que consideran que la injusticia que ellos, los de faldas largas y negras junto con la gente que ahora nos gobierna, pretenden seguir imponiendo. Somos cada día más quienes consideramos que ni la heteroasignación impuesta, ni el patriarcado, ni los recortes impuestos van a traernos nada bueno, pero no por eso vamos a dejar de luchar ni de decir lo que pensamos, pese a saber que es incómodo para quienes acumulan un poder desmesurado y pretenden imponernos sus criterios.

Tienen el poder, pero ante los ojos de muchas personas han perdido toda su autoridad moral al no alzar sus voces desde los confesionarios para condenar la muerte de mujeres a manos de sus parejas o exparejas con la misma furia con que la alzan para defender lo que ellos llaman “la vida de quienes no han nacido”. Otorgan la vida a quienes no han nacido, pero no son capaces de condenar los asesinatos de las mujeres que, a su vez, son o pudieran ser madres. A eso lo llamo coherencia moral!! Pero así son los de faldas largas y negras y sus correligionarios, ahora en el poder: coherentes y nunca cuentan mentiras, ¿se lo preguntamos a Rajoy?

A quienes deberíamos mandar a las cavernas es a quienes desde cualquier credo, religión, creencia, etc, pretende imponernos a las mujeres una forma de vida sin tener en cuenta nuestros deseos y, por tanto vulnerando nuestra libertad de ser y vivir como deseemos hacerlo. A ellos (y algunas ellas también) es a quienes deberíamos recordarles que sus privilegios, todos, se mantienen gracias a quienes mandan les temen, pero somos muchas las personas que consideramos que deben ser abolidos y no les tenemos miedo.

Somos cada día más que pensamos con criterio propio y al margen de sus dictados y de sus ritos con los que pretenden atontarnos para que no pensemos ni despertemos a la conciencia crítica que llevamos dentro.

De momento no pienso, ni por asomo, dejar de decir lo que pienso. Y quiero decir alto y claro que a ellos, a los de faldas largas y negras, así como a sus colegas de las religiones monoteístas les acuso de misóginos, de déspotas en su relación con las mujeres y todo lo relativo a las libertades de las mujeres. Les acuso de incoherentes y de falsos. Les acuso de permitir asesinatos en nombre de su dios. De permitir guerras, hambre, miserias, violaciones, en aras al cumplimiento de sus mandatos que siempre son de sumisión de las mujeres a su poder. De haber manipulado sus libros sagrados para permitir las violencias sobre las mujeres a lo largo de toda la historia. Y de muchas más tropelías históricas.

A la caverna las religiones, credos y políticas que no igualen derechos, y a todos sus dirigentes.

Nosotras, las que tenemos voz, las que nos creemos que la democracia es algo más que ir a votar cada cierto tiempo, las que creemos en las libertades de todas las personas, seguimos en brecha para que nuestro mensaje sea alto y claro, pero sobretodo, que sea coherente.

Ben cordialment pese a los de faldas largas y negras,

Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz

F&S

Femenina y singular: el blog de Mar

A %d blogueros les gusta esto: