25 de noviembre de 2013

2013-05-24 19.23.25Si, ya sé que esta semana “no tocaba” escribir, pero mañana conmemoramos el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y no he querido dejar pasar la oportunidad de expresarme.

La semana estará plagada de actos, manifestaciones, charlas, exposiciones, etc…y en algunas de estas actividades participaré de diferentes maneras.

Las que ya tenemos una cierta edad sabemos que esta fecha se incorporó recientemente a la agenda feminista. Que fue el 17 de diciembre de 1999 cuando la Asamblea General de Naciones Unidas, en su resolución 54/154. Podría decirse que la conmemoración de este día nació con el nuevo siglo.

Desde entonces se ha avanzado bastante en lo que a legislación se refiere y también y sobre todo desde las organizaciones de mujeres, en prevención y sensibilización.

Pero los terroristas machistas siguen amparados por una red invisible pero resistente que les ampara. Y el hilo de esa red se llama silencio. Porque pese a los más de cincuenta asesinatos que el terrorismo machista ha llevado a cabo sólo en lo que llevamos de año, las voces institucionales siguen calladas y practicando otro tipo de violencia hacia las mujeres que es más invisible, cuesta bastante más de detectar, pero que se manifiesta cada día en nuestras vidas de mujeres. Se trata de la violencia de género estructural.

Este tipo de violencia que todo lo imbuye, es difícil (que no imposible) de detectar y de denunciar porque hay demasiados intereses en juego para descubrirla. Y los intereses son de todo tipo y, por supuesto entran en juego agentes sociales, económicos, culturales, políticos, religiosos, etc…

El hecho de que se pretenda tutelar nuestro cuerpo en aras a unas justificaciones morales para que no podamos decidir libremente sobre nuestras maternidades, es un clarísimo ejemplo de la violencia de género que está ejerciendo el Estado, con las indicaciones y premisas de la Curia Católica y sus dirigentes de faldas largas y negras vociferándolo a los cuatro vientos.

El hecho de que aparezcan ofertas de trabajo segregando sobre situaciones familiares o no, como ha ocurrido esta semana de forma explícita en un periódico, pero que además ocurre cada día que una mujer es entrevistada para un puesto de trabajo, también es violencia de género estructural, puesto que se sigue presuponiendo que las responsabilidades familiares han de recaer en las espaldas de las mujeres y esto conllevará un mayor absentismo laboral.

La congelación y casi muerte de las ayudas de la Ley de Dependencia, es otra manera de ejercer violencia de género estructural contra las mujeres, puesto que son ellas las que han de asumir mayoritariamente, las tareas de cuidado y acompañamiento de las personas dependientes y han de regresar al hogar a realizar esos cuidados y ahora de forma gratuita, puesto que las ayudas que se contemplan en la ley para las personas cuidadoras, también han desaparecido, al igual que su formación. Y eso se lo debemos también a nuestros Gobiernos.

Estos son tres ejemplos de cómo cada mañana, al levantarnos ya nos encontramos de forma universal todas las mujeres sin excepción con estos tipos de violencia que, por invisible, es menos detectable, pero no menos dañina, puesto que va calando en la sociedad y esta, de nuevo la va justificando como algo “natural” o cultural.

El patriarcado se camufla de muchas maneras, ya lo hemos dicho en varias ocasiones, pero lo peor de ese camuflaje es que puede llegar a confundirse con algo más moderno, con el Neomachismo que está haciendo estragos, sobre todo entre la gente más joven y que lleva implícita la dominación de las mujeres a cualquier precio y eso, es violencia machista, cuando no terrorismo machista, siempre, se quiera camuflar como se quiera.

El terrorismo machista ha matado en los últimos años más que el terrorismo político y/o religioso, pero al respecto hay un pacto institucional y androcéntrico para no llamarlo por su nombre: Terrorismo Machista. Y ese pacto llega no sólo a TODAS las instituciones del Estado, sino, también a otras asociaciones, movimientos, organizaciones, etc, que no pueden ni escuchar hablar de este tipo de terrorismos sin que les salgan sarpullidos. Y, quiero pensar que no se trata sólo de un tema económico de responsabilidad del Estado por no haber protegido la vida de sus ciudadanas asesinadas, sino que va mucho más allá y que concierne básicamente a una estructura mental colectiva que sigue siendo androcéntrica y patriarcal hasta la médula, porque no es normal que alguna persona vinculada con el mundo de la judicatura y con responsabilidades públicas pueda afirmar “que no se pude considerar terrorismo porque detrás no hay ni intención ni estructura política que sustente estas acciones”. Hay que fastidiarse!!! Y mientras y desde 1995 ya son 1251 las mujeres asesinadas, y ¿A eso cómo se le llama? Y, además, quiero insistir en una pregunta que para mí es fundamental: ¿Cómo se reaccionaria en el Estado Español si en lugar de más de cincuenta mujeres que han sido asesinadas este año o las más de mil doscientas cincuenta asesinadas en los últimos quince años, fueran hombres? ¿Tendría el mismo tratamiento social, jurídico, religioso, político, etc…? Seguramente NO, y eso es lo que más duele constatar: Que la vida de las mujeres sigue teniendo un menor valor que la de los hombres incluso en estados llamados modernos.

No quería ni podía dejar de escribir en un día como hoy en donde el neomachismo ataca con fuerza haciendo de las denuncias falsas una bandera que no se justifica de ninguna manera.

En un día en donde la violencia estructural y silenciosa nos afecta a todas las mujeres. En un día en donde el silencio de quienes nos (des)gobiernan les hace cómplices que cada asesinato, de cada agresión.

En un día en que cada sentencia que cuestiona o no aplica la legalidad vigente en materia de terrosismo machista es otro paso a la justificación de estos asesinatos y a aumentar la brecha del valor de la vida de hombres y mujeres.

En un día en el que los de faldas largas y negras se preparan para venerar a su modelo de mujer, María, sin acordarse de que muchas mujeres son agredidas en todos los sentidos como consecuencia de sus consejos en los confesionarios y que siguen sin denunciar este tipo de asesinatos, pero cuestionan nuestro derecho a ser madres o no.

En un día en donde seguramente muchas mujeres estarán sufriendo lo indecible en sus hogares y nadie las podrá escuchar porque sus gritos se han vuelto silenciosos e incluso sordos, para una sociedad que permite que más de cincuenta mujeres sean asesinadas al año sin exigir explicaciones a sus gobernantes.

En un día en donde el silencio se convierte el gritos atronadores de rabia, dolor, consternación e impotencia ante tanto dolor que sigue siendo intencionadamente invisible para demasiada gente.

El dolor y la rabia me empujan a gritar una vez más BASTA YA de tanto silencio cómplice!!!!

Se llama TERRORISMO MACHISTA le pese a quien le pese y sigue matando más que el terrorismo político y/o religioso.

BASTA YA DE TERRORISMO MACHISTA!!!!!

Y pese al dolor, ben cordialment,

Teresa

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. aborto clinica
    Nov 25, 2013 @ 10:05:51

    Creo que confundes términos. Desigualdad, machismo no creo que llegue a tratarse de violencia. Estoy de acuerdo contigo que hay mucha desigualdad y que se está luchando contra ella. Creo que se ha reducido y espero que en generaciones futuras se reducirá más.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz

F&S

Femenina y singular: el blog de Mar

A %d blogueros les gusta esto: