Contradicciones

2013-05-24 19.23.25

Escucho en la radio, ahora mismo un programa sobre quienes han sido las profesoras y profesores que nos han marcado más y cómo lo han hecho.

En el programa en cuestión entrevistan a David Trueba sobre su película “Vivir es fácil con los ojos cerrados” y piden a las personas oyentes que llamemos para explicar quienes fueron, como docentes, marcaron nuestras vidas.

Evidentemente he ido a rebuscar en mi memoria quienes habían sido esas personas y las he encontrado. Pero me ha sacado de mis cavilaciones la primera llamada de una mujer, aparentemente joven y que ha explicado en directo que estudió en un determinado Instituto y con todo el claustro de profesorado, aprendió a pensar por sí misma, a ver la vida con sus propios ojos y en definitiva, a ser y sentirse como un CIUDADANO.

Mis sensores analíticos se han disparado y pese a que hoy tenía pensado descansar y sólo leer y pensar no he podido evitar venirme delante de la pantalla a analizar algunas cosas.

A ver, ¿Cómo puede una mujer joven que dice que la enseñaron a pensar, afirmar que se siente un ciudadano? No me cabe en la cabeza. Porque si aprendes a pensar sabrás que eres una ciudadanA, como mujer con derechos que tienes.

Pero claro, volvemos al sistema educativo que tenemos. Y lo que es peor, al que tendremos en pocos meses, gracias a Wert que será aún peor en todos los sentidos.

Hace aproximadamente un año estuve trabajando en un Instituto de Secundaria y observé con dolor que, al menos en ese Instituto porque no me parece justo generalizar, la educación en un lenguaje inclusivo que igualara y visibilizara a las chicas y a los chicos era una batalla perdida. Lo hice notar en varias ocasiones, pero la excusa era siempre la misma: “Es demasiado repetitivo andar siempre con alumnas y alumnos, profesoras y profesores, madres y padres y además los alumnos lo entienden así”. Por causas que no vienen al caso, dejé aquel instituto, pero entre el personal docente creo que aquel mensaje no caló nada y me imagino que seguirán igual.

Entre las tareas del personal docente, entiendo que está la de enseñar a pensar y a cuestionar las diferentes realidades que vive el alumnado del centro, que también será diverso. Pero es que entre esas realidades diversas y diferenciadas también debe de estar el reconocimiento a la individualidad de cada persona y eso lleva implícito el reconocimiento a su persona y a su condición de mujer u hombre básicamente. Y eso que en el “tú a tú” puede resultar muy fácil se pierde cuando se habla al grupo y entonces se pasa al “vosotros” unificando el grupo y perdiendo las particularidades, incluso las mayoritarias. Se identifica al grupo con un “vosotros”, “ellos”, “los chicos”, “todos”, “los alumnos”, etc… Y a la otra mitad del grupo “vosotras”, “ellas”, “las chicas”, “todas”, “las alumnas”, etc… sencillamente desaparecen.

Y la escuela, como potente elemento socializador que es muestra el camino del genérico masculino desde temprana edad y lo mantiene durante toda la etapa obligatoria, generando después que algunas mujeres se sientan muy agradecidas por sentirse “un ciudadano”. ¿No les parece un gran contradicción? A mi si me lo parece

Tenemos un maravilloso cuerpo de personal docente que además está muy preparado en todos los sentidos. Están luchando continuamente por mejorar la calidad de la educación digna, pública y de calidad. Me consta que plantean temas al alumnado para enseñarles a tener criterios propios e incluso críticos con lo que viven cada día, pero a la hora de lo más básico, a la hora de nombrar, les envuelven a todas y todos en el mismo paquete del genérico masculino sin más. Yo, de verdad que en los años que estamos no lo puedo entender.

Recientemente he impartido un curso on-line para personal docente y uno de los temas que tratamos fue este, el del lenguaje inclusivo. La reacción mayoritaria del alumnado fue la de “que no se habían parado a pensarlo”. Bueno, esperemos que ahora que lo han trabajado un poco lo practiquen en las aulas y eso ayude a que el alumnado perciba la necesidad de ser nombrado justamente.

Pero es que me sigue llamando poderosamente la atención esta falta de sensibilidad hacia las mujeres, mejor dicho hacia las niñas. Son ciudadanas y tiene derecho a ser nombradas, a existir como tales dentro de las aulas y, por extensión en toda la sociedad.

Las mujeres existimos. Somos ciudadanas y tenemos derechos que exigimos sean cumplidos. Y uno de ellos es el de reconocernos en los discursos de todo tipo. No debemos permitir seguir estando “incluídas” dentro del genérico masculino, porque existimos por nosotras mismas. Como niñas, como mujeres somos y existimos y no somos ciudadanOs. Somos CIUDADANAS con derechos plenos.

Entramos en graves contradicciones cuando como docentes exponemos y explicamos temas y no somos capaces de reconocer la diversidad del aula. O, mejor dicho, somos capaces de reconocer la diversidad con alumnado que viene de otras zonas del mundo y hacemos esfuerzos titánicos para integrarlo en el centro, pero en lo más sencillo, en lo más obvio, en reconocer que para ser realmente iguales hemos de reconocer la diferencia y nombrarla en un tema tan claro como ser alumnas y alumnos, nos perdemos y seguimos el camino más corto: uniformar con el genérico masculino.

Y después desmontar eso cuesta horrores. Por comodidad, por sentimiento de pertenencia en igualdad de condiciones, por no sentirse discriminada cuando se nos engloba, etc…

Pero si de verdad lo analizamos, la diversidad enriquece siempre y nombrar de forma correcta permitirá que mañana, nuestras niñas de hoy sean CIUDADANAS, profesoras, maestras, políticas, trabajadoras, paradas, o lo que quieran o puedan realizar, pero siempre reconocidas como mujeres y no amparadas por ese genérico masculino que suele retrasar la conciencia individual de las mujeres como tales, porque las confunde, difumina, e incluso las elimina del espacio simbólico de la sociedad en que la ellas, nosotras, también tenemos y exigimos tener, protagonismo propio.

Nombremos correctamente para no incurrir en contradicciones como la oyente de este programa de radio. Nombremos correctamente para que nuestras niñas se reconozcan parte de la sociedad. Nombremos correctamente para recordar que en el mundo existimos y convivimos mujeres y hombres. Nombremos correctamente porque haremos más corto el camino hacia la igualdad real entre mujeres y hombres.

Ben cordialment,

Teresa

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Marta Abadia
    Abr 20, 2014 @ 20:07:14

    Primero: ¡preciosa tu cabecera de pensamientos!

    Respecto al pensamiento que propones sobre la desmaculinización del género, escribí hace tiempo al eximio y detestado Arturo Pérez Reverte, a quien detesto porque suele vilipendiar a las mujeres en toda ocasión que se presente, para pedirle, como académico, que propusiera la universalización del genérico en -e, aprovechando nuestras raíces latinas que ya hacen en -e muchos genéricos, tales como estudiante, principiante, juez, paseante, transeúnte y etc…
    Mi idea es esta: igual que el inglés tiene child-children, o el francés enfant-enfants, en castellano podíamos ir decidiendo usar niñe-niñes para el genérico. Generalizando y salvando e impulsando la desmasculinización, diríamos también “vosotres, nosotres, elles”; e incluso “elle”, “une alumne” y “unes alumnes” o también “le alumne”, “les alumnes”, “les chiques”. Y también “les estudiantes” y “les profesores”, que sería menos llamativo para el oído. Pero, en realidad, mejor que llame la atención. Además, es fácil. Sólo hay que acostumbrarse.
    Personalmente, (expliqué al académico y sigo diciendo en cuanto puedo) detesto la pesadez de la repetición “alumnos y alumnas” y más aún los sustitutos en x y @ (alumnxs o alumn@s), ambos por impronunciables; en el caso de @, además porque encima de ser impronunciables, resulta que la a minúscula va envuelta por una O mayúscula, que es lo que nos faltaba para mayor discriminación…
    Ni que decir tiene que el eximio académico no me respondió y sigue vilipendiando a las mujeres en casi todos sus escritos.
    Pero más tarde leí “la ciudad de las mujeres” de la nicaragüense Gioconda Belli y me alegró ver que en su libro hace la misma propuesta que yo.
    También me gusta contar que pertenezco a varios foros de diversos temas en castellano; y muchos de los mensajes que llegan de todo el mundo van viniendo con el genérico en -e.
    Así vamos haciendo consenso.

    Responder

  2. Mariela Franco Palacios
    Abr 20, 2014 @ 21:52:35

    Esto está dicho, ni en el claustro académico ni entre académicos las mujeres de reconocen como mujeres, como lo que somos; “”ese nosotros”, es deprimente para reconocernos en nuestros derechos como mujeres. Pobre pensamiento, pensado como masculino afirma la discrimación desde nosotras.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz

F&S

Femenina y singular: el blog de Mar

A %d blogueros les gusta esto: