Sororidad, esa gran desconocida

Tere 9 octubre            La situación de las mujeres depende, en demasiados casos, del lugar en donde hayamos nacido. De ese modo, no es lo mismo vivir en Madrid o Barcelona que en Ontinyent, por ejemplo. Las realidades son diferentes, el acceso a determinados recursos es diferente, la posibilidad de acceder a reuniones, manifestaciones y otros eventos de forma presencial cambia, etc. Y todo ello sin salir del Estado Español.

Afortunadamente cada día somos más capaces de superar ese tipo de inconvenientes y los encuentros son más frecuentes. También es cierto que en la medida en que nos vamos apoderando de las redes sociales y de los espacios virtuales que nos brinda internet, la cercanía de esos encuentros es mayor y nos permite un mayor grado de encuentros.

Pero en demasiadas ocasiones nos olvidamos de “las otras”, las invisibles, las lejanas, las que no están aquí, las sin voz, las asesinadas, las anuladas por el sistema patriarcal y obligadas a venderse de múltiples maneras para sobrevivir, las que no pueden elegir nada en sus vidas, las vendidas, las humilladas, las esterilizadas de forma forzosa, las violadas de aquí y las de allá, las sometidas a la fuerza, las usadas como vasijas para procrear por dinero o por limpiezas étnicas, las esclavas sexuales, las que tienen diversidad funcionales, etc. Todas estas y muchas más son siempre “las otras”. Son mujeres sin presencia en nuestro día a día. Pero son y existen.

El feminismo, todos los feminismos reivindican la sororidad, la solidaridad entre nosotras. Pero en demasiadas ocasiones más que sóricas podemos llegar a ser muy olvidadizas de las situaciones de esas “otras”.

Poco a poco descubro que no es tan fácil ser sórica. Llevamos demasiadas mochilas heredadas para serlo siempre y con todas.

Pesan la clase, la condición, el etnocentrismo, las creencias religiosas y culturales, y un largo etc. que poco a poco nos permiten mirarnos el ombligo de nuestro día a día y de nuestras situaciones más cercanas. Es otra garra afilada del patriarcado.

Cuando en nuestros discursos nos olvidamos de esas “otras” lejanas o cercanas le hacemos un favor al patriarcado, porque permitimos que nos siga desuniendo. Y el objetivo para combatirlo es sumar, nunca restar.

Para sumar hemos de entender para integrar. Hemos de convencer sin invadir. Hemos de tolerar sin imponer.

Al patriarcado sólo se le podrá plantar cara de verdad desmontándolo, pero desde la complicidad entre nosotras y esas “otras” y con la incorporación cada vez mayor y más cómplice de muchos “ellos” que van tomando conciencia de que a ellos el puñetero patriarcado tampoco se lo pone nada fácil y que también combatirlo es cosa suya.

Más

Anuncios

Esos hombres…

Tere 9 octubre            Tomaré de la canción de Rocío Jurado el nombre de este artículo, puesto que la diferencia entre lo que dice la canción y lo que hacen estos hombres de faldas largas y negras es mínima.

Al parecer algunos sectores de la sociedad parecen inmunes a los avances pequeños o grandes que en ella se producen. Y este es el caso de hoy.

Quiero reivindicar la memoria de lo ocurrido el pasado 7 de noviembre en Madrid en donde casi medio millón de personas nos manifestamos para exigir medidas que frenaran las violencias machistas de todo tipo y que este tipo de violencias se tomaran dentro de un pacto de estado que implicara a todos los partidos y, al menos yo que estuve allí, no vi a ninguno de estos señores secundando la manifestación.

Sin embargo no tienen ningún escrúpulo en aparecer en los medios de comunicación dando sus opiniones al respecto para, evidentemente, volver a culpabilizar a las mujeres como víctimas de su propia situación y, por supuesto, intentar justificar y exculpar a sus verdugos, los maltratadores.

Si tenemos en cuenta que las confesiones religiosas, todas y cada una en su entorno, son, al igual que la escuela y las familias potentes elementos socializadores, podremos entender el alcance del tipo de declaraciones como las hechas recientemente por el arzobispo de Toledo y su homólogo el arzobispo de Albacete.

Estos hombres de faldas largas y negras predican para las mujeres desde los púlpitos y desde los confesionarios la paciencia y resignación cristianas dentro del matrimonio. Predican la subsidiariedad y la no igualdad entre mujeres y hombres. Predican desde las Sagradas Escrituras, la violencia física contra las mujeres. Predican un amor romántico que conlleva espera eterna de un cambio del varón y la sumisión y aguante de todas las situaciones por parte de las mujeres por “bien de los hijos”.

Estos hombres mezquinos que no entienden de libertades personales pretenden darnos lecciones de cómo vivir nuestras vidas con sus razones morales sote temas tan íntimos como nuestras relaciones de pareja, cuando ellos precisamente deberían abstenerse de esos temas por su teórico desconocimiento, por su teórica castidad.

Esos hombres cobardes ante situaciones vitales y que se aferran a sus ritos nos quieren dar lecciones morales sobre nuestras maternidades o decisiones de no serlo, cuando siempre anteponen los derechos de los embriones a los de las mujeres.

Estos hombres necios y engreídos cuestionan el feminismo y su existencia por denunciar abiertamente el patriarcado más rancio que ellos representan y defender a las mujeres víctimas de esa misoginia feroz que se esconde detrás de sus ritos y predicamentos. Y por cierto como no se atreven a llamar a las cosas por su nombre al feminismo lo llaman “teoría del género” y la culpabilizan de todos los males sociales, como fracasos escolares, alto número de divorcios, paro masculino, etc.

Más

La urgencia de resolver

TereMolla Agullent            El pasado día 7 varios centenares de miles de personas inundábamos Madrid exigiendo medidas efectivas para que el terrorismo machista deje de asesinar mujeres y criaturas. Por que no podemos olvidar que son más de cuarenta las mujeres asesinadas en lo que llevamos de año por terrorismo machista a manos de sus parejas o exparejas. Si a esta lista sumamos otro tipo de víctimas, el número se dispara hasta alcanzar un número que casi duplica el anterior.

Y mientras nos asesinan, el gobierno calla y mira hacia otra parte. Ni una palabra de condena. Sólo recortes y más recortes en los recursos destinados a la prevención y la sensibilización de este tipo de terrorismo. Sencillamente vergonzoso. Y da todavía más grima y vergüenza saber que incluso desde instancias internacionales como ONU-Mujeres están reclamándole al gobierno mayores esfuerzos en este sentido. De nuevo queda patente lo que ya he afirmado en muchas ocasiones: que la vida de las mujeres no les importa nada. Y su sufrimiento y el de sus criaturas tampoco.

Si miramos la forma de redactar la noticias, resulta que las mujeres nos “morimos accidentalmente” clavándonos un sin número de puñaladas, o tirándonos por las ventanas o balcones, o descerrajándonos varios tiros por todo el cuerpo. Eso, que nos morimos. Pronunciar la palabra asesinato, por lo visto, es demasiado fuerte para la mayoría de medios de comunicación que, de esa forma se exculpan de cualquier responsabilidad que pudieran tener por no dar la noticia. La absoluta falta de profesionalidad en la mayoría de medios a la hora de dar este tipo de noticias junto a la falta de cobertura mediática de la I Marcha Feminista Estatal contra las Violencias de Género pone en evidencia el papel que los medios tienen en la erradicación de este tipo de terrorismo que mata bastante más que ETA.

Pero al margen de esta actitud machista y con un patrón claramente patriarcal, las mujeres que estamos comprometidas con la vida de todas las personas (y no sólo con la de los hombres) no cejamos en nuestro empeño de hacer cosas para sensibilizar y, de ese modo, intentar prevenir en la detección de este tipo de violencias cuyo máximo exponente es la muerte.

Pero entre todos estos desatinos sobre este tema que es crucial para tantas mujeres, como decía, son muchas las personas que llevadas por sus militancias y compromisos con la vida digna y sin violencias, siguen trabajando y proyectando iniciativas que buscan la raíz del problema y se implican en su erradicación.

Más

7 de noviembre, una cita importante y obligada

TereMolla Agullent            Esta semana pasada estuve revisando los días de vacaciones para organizarme un poco hasta de final de año. Y ya reservé algunas fechas fuera del período estival. Y, como no podía ser de otro modo, una de las seleccionadas fue el 6 de noviembre. Quiero estar fresca para el día importante.

A iniciativa de la Coordinadora Feminista de Valencia y en concordancia con otras muchas asociaciones, plataformas y mujeres se está organizando para el día 7 de noviembre la que se ha denominado como LA MARCHA CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS.

La necesidad de esta marcha radica en la urgencia de que se tome consciencia de que nos están asesinando por ser mujeres. Que el feminicidio que estamos viviendo se está obviando por parte de quienes nos gobiernan. Que este tema, el del terrorismo machista, ha de estar en primera plana de las agendas políticas de todos los partidos y con medidas claras y concretas para erradicar este terrorismo que se lleva por delante la vida de tantas mujeres y criaturas cada año.

En las últimas semanas he estado observando los informativos convencionales de radio y televisión. Aparte de que se dedica mucho más tiempo a la información deportiva que a los asesinatos de mujeres está surgiendo otro fenómeno que me preocupa. Y es el de la defensa de de los derechos de los animales.

Me parece fantástico que se avance en la defensa de los derechos animales y es una causa en la que me encontrarán, pero en los medios de comunicación generalistas aparece como más importante, por ejemplo, el seguimiento de la adopción de los cachorros “Chapa” y “Pote” después de haber sido rescatados de una muerte segura por parte de una asociación protectora de animales que les limpió del chapapote del que estaban impregnados, que el seguimiento de los temas resultantes de terrorismo machista.

Con carácter general, no se elaboran noticias con contenidos pedagógicos para prevenir. No se realizan seguimientos de las condenas de los asesinos. No se elaboran contenidos justos para las mujeres asesinadas o agredidas. Se limitan a una cuestión de maquillaje en los términos y ya. Cambian el término violencia de género por violencia machista y ahí se quedan los cambios.

Cada vez que una mujer es asesinada por terrorismo machista, el sistema patriarcal refuerza su papel en el ámbito simbólico. Y esto es mucho más peligroso de lo que pueda parecer en principio. Y si quienes ostentan el poder público a todos los niveles no actúa de inmediato y con contundencia, se alían con el patriarcado más feroz que refuerza su poder y su presencia, llegando a justificar al asesino o maltratador con mensajes claros o subliminales. Y este aspecto conlleva en sí mismo el que todo vale para que el orden establecido, el patriarcado, perviva y se refuerce.

Son muchos los elementos que han permitido que estos asesinatos de mujeres pasen desapercibidos o no se les dé la importancia que realmente tienen. Entre ellos las nefastas por inexistentes políticas de sensibilización y prevención que, desde los Ministerios afectados, no se han llevado a cabo.

Pero por el contrario acaban de presentar a bombo y platillo sin la presencia del ministro Alonso un informe con una muestra de 40 mujeres víctimas sobre los motivos que las llevan a NO DENUNCIAR A SUS AGRESORES. Tócate las narices!!! ¿Pero cómo es posible que se destine dinero público a este tipo de manipulaciones para incriminar a las mujeres en su propio ciclo de violencia e incluso volverlas a culpabilizar de su propia situación? Es, al menos para mí totalmente inconcebible. Más

Orgullo y banderas

TereMolla Agullent            El día de hoy y a lo largo del final de la semana pasada y seguramente durante la próxima se está conmemorando el Día del Orgullo LGTB en muchos lugares de nuestra geografía.

Este año, además está resultando especial por varios motivos como son la reciente desaparición de Pedro Zerolo o la sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América legalizando de facto el matrimonio igualitario en todos los Estados.

Pero además está el factor de la visibilización de la bandera multicolor en los balcones de muchos Ayuntamientos que han querido de este modo romper con los gobiernos que les precedieron y mostrar una nueva manera de entender el mensaje que la ciudadanía les ha dado a través de las urnas. El mensaje de la Igualdad de Derechos y Oportunidades que se está exigiendo por parte de toda las personas independientemente de su sexo y/u orientación sexual.

Estoy muy contenta por ver esas muestras publicas de reconocimiento al trabajo de miles de personas activistas por el reconocimiento total de derechos y la ausencia de discriminaciones consecuencia de la orientación sexual de cada persona. De verdad que viendo la evolución de los últimos años, este año está siendo especialmente visible e incluso festivo y ha inundado de banderas multicolor incluso los perfiles de las redes sociales.

Pero esta alegría compartida en las manifestaciones de las grandes y pequeñas ciudades contrasta con la situación particular de cada persona que cada día y en su cotidianeidad puede sufrir situaciones inhumanas por su orientación sexual o por su forma de manifestar su propia sexualidad. Y con esto quiero decir que dentro del colectivo LGTB las visibilidades y aceptaciones de todas las corrientes internas son diferentes. Es evidente que siguen sin ser tratadas de igual manera las situaciones de los hombres homosexuales que las de las mujeres lesbianas. O las personas transexuales que las transgenéricas. Así como tampoco es lo mismo ser homosexual mujer en uno de los más de veinte países en donde sólo está penada la masculina.

Los avances son innegables. Pero lo siguen siendo en las zonas más ricas del mundo. Aquellas en las que a pesar de habernos empobrecido con esta estafa llamada crisis, y de que en el caso español se nos haya llamado la atención por parte de la ONU por el retroceso en derechos humanos, seguimos gozando de cierta libertad para amar a quien deseemos hacerlo.

Amar a una persona del mismo sexo en Irán nada tiene que ver con amar en Portugal, por ejemplo. En el primer caso la pena es de muerte, mientras que en el segundo la pareja se puede casar. Y esto es sólo un ejemplo.

En nuestro espacio simbólico en demasiadas ocasiones aparecen los estereotipos de burla o rechazo a las personas transexuales y hacia las transgenéricas y las asociamos, por ejemplo, al mundo de la prostitución. ¿Por qué?, ¿Acaso sus capacidades para trabajar, relacionarse o amar son diferentes a las heteronormativas impuestas por el patriarcado? Yo creo que no lo son. En todo caso lo que es diferente y por eso se les estigmatiza es que aman a personas diferentes a las asignadas por el patriarcado y por eso el sistema las señala y las estigmatiza de mil maneras sutiles o brutales. Y esta estigmatización es sistemática.

Dentro de la organización social, el patriarcado ha impuesto sus normas con el objetivo de la reproducción de la especie desde la perspectiva siempre masculina. Por eso amar a personas del mismo sexo que, a priori, no puedan reproducirse, o haber nacido en un cuerpo equivocado o sentir que puedes amar tanto a mujeres como a hombres y por tanto ser ambivalente, está claramente señalado como indeseable por un sistema opresor como lo es el patriarcado. De la misma manera que nos oprime a las mujeres cuando cuestionamos el mandato de la maternidad que es incuestionable para el sistema.

Más

Semana extraña

TereMolla Agullent         Esta ha sido una semana intensa y extraña. La muerte del histórico líder socialista Pedro Zerolo puso sobre la mesa la necesidad de seguir investigando para vencer al cáncer. Pero también nos permitió recordar, en vísperas del 28 de junio como Día Internacional del Orgullo LGTB, la situación de muchas personas por el hecho de amar a otras personas del mismo sexo.

Pedro se fue y en nuestra memoria queda su sonrisa eterna y su lucha constante por los derechos humanos en general y por los de las personas que aman y se aman de forma diferente a la establecida por el patriarcado y por los diferentes credos religiosos. Ese es su mayor legado. Además Pedro fue de los que reconoció, que sin la ayuda de las mujeres, la lucha por la igualdad de las personas LGBT no hubiera sido posible.

La derecha más recalcitrante y algún personaje de faldas largas y negras que en su momento vincularon su enfermedad con un “castigo divino”, estarán contentos, pero el resto de la ciudadanía que creemos en la igualdad plena de todas las personas para amar en libertad estamos un poco más huérfanas de referentes.

Desde estas humildes líneas me permito enviar muchos ánimos a su marido, familiares y personas amigas de esta magnífica persona llamada Pedro Zerolo.

Y siguiendo con los derechos humanos pero desde otra perspectiva, también esta semana nos desayunábamos con que la ONU, a través de su último informe de supervisión interna ha constatado que los casos de abuso y explotación sexual por parte de los llamados “cascos azules” sigue siendo algo sistémico que no cesa. Este año se centran en dos de los países más pobres del mundo Liberia y Haití. En teoría los funcionarios de la ONU tienen taxativamente prohibidas este tipo de relaciones e incluso la de pagar por servicios sexuales, pero al parecer este tipo de prohibiciones no se tienen en cuenta cuando de los más bajos instintos se trata. No les importa la situación de extrema pobreza de esas mujeres, niñas o niños. Al parecer sólo entienden sus propias necesidades y las satisfacen incluso violando. Su placer por encima de las vidas ajenas y de las consecuencias que estos salvajes actos puedan acarrear.

La ONU recuerda que quienes deben actuar contra estas prácticas salvajes son los países miembros cuyas tropas cometan este tipo de abusos y vejaciones entre la población a que deben proteger, pero esto no aumenta las garantías de que se juzgue y condene a estos salvajes que abusan de su autoridad en misiones teóricamente pacificadoras en zonas del mundo que sufren conflictos de diferentes índole. Abusar de la gente más débil no les convierte en más fuertes o valerosos, sencillamente les convierte en más viles y más cercanos al salvajismo.

Más

¿Quién es terrorista?

2013-05-24 19.23.25  El terrorista no es sólo quien aprieta el gatillo, acuchilla o estampa un martillo sobre el cráneo de una mujer con el fin de asesinarla. El terrorismo es también el silencio de quien no condena abiertamente estos actos terroristas que nos asesinan a las mujeres sólo por ser mujeres.

El terrorismo también lo ejerce quien mira hacia otro lado y, pese a las peticiones no concede órdenes de alejamiento y/o de protección.

Lo ejerce quien culpabiliza a las mujeres de su situación por no denunciar o por seguir con su maltratador y no poder romper sus cárceles invisibles que son las dependencias emocionales.

El terrorismo lo ejercen quienes cuestionan una y otra vez la vigente ley de medidas de protección integral contra la violencia de género. O quienes evitan aplicarla. O quienes permanentemente defienden a los agresores y/o asesinos.

Los terroristas son quienes antes que defender a las víctimas, prefieren cuestionar sus voces y defender a los agresores aliándose con los teóricamente más fuertes y olvidando a quienes son más débiles o están en situación de vulnerabilidad por su propia situación.

O quienes igualan la situación de hombres y mujeres en la condición de víctimas. O aquellas personas reincidentes en la defensa de la existencia de denuncias falsas por parte de las mujeres para obtener ventajas de un teórico divorcio.

También son terroristas quienes aconsejan paciencia ante estas situaciones. Y por supuesto, lo son quienes recortan partidas para formación en la prevención de este tipo de terrorismo, quienes vacían de contenido la educación evitando la sensibilización y la prevención de estos asesinatos de mujeres.

Más

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz