Mujeres intercambiables

         Para el patriarcado más reaccionario y capitalista, las mujeres somos intercambiables. Como objetos que se acaban comprando, vendiendo o cambiando por otro que guste más. Objetos inanimados que, al parecer, ni sufren ni padecen y a quienes además nos gusta ser tratadas así e incluso peor.

Este es, esencialmente, el mensaje que el actual porno está transmitiendo a nuestra juventud. Un mensaje violento y de dominación de las mujeres para que se sometan a todos los deseos de los varones. Y en ese contexto inician demasiados chicos jóvenes su vida afectivo sexual.

Nos preguntamos en demasiadas ocasiones por el aumento de agresiones sexuales que sufren las mujeres jóvenes por parte de sus compañeros pero no nos acabamos de preguntar el motivo de la ausencia de este tipo de formación en las aulas.

Una formación afectivo sexual que condene los roles violentos dentro de las relaciones y que hable de empatía, ternura, solidaridad mutua, de deseo compartido y no de deseo impuesto, etc. Pero para hablar abiertamente de este tipo de asuntos en las aulas, primero ha de consensuarse políticamente esta necesidad en las aulas. Se ha de asumir que la falta de formación afectivo sexual en los colegios e institutos lleva implícita una violencia machista más, que añadir a la larga lista de violencias que el machismo ejerce sobre las mujeres y las niñas.

Para comenzar a poder las primeras piedras para eliminar las violencias machistas y siempre peligrosas en las vidas de las mujeres y las niñas, es fundamental que se tenga claro que este tipo de formación ha de estar en el curriculum de los centros y que las familias han de entender que sus criaturas son un bien social y no privativo.

Si buscamos un futuro en donde las niñas tengan realmente los mismos derechos que los niños tanto en su infancia como en su vida adulta y que por tanto no sean intercambiables, ni usables como mercancías, tendremos que comenzar a cambiar las reglas del juego, despatriarcalizando tanto la educación obligatoria como las reglas familiares respecto a cómo cuidar y educar desde la infancia a nuestras criaturas.

No podemos retrasar más la implantación de medidas educativas y familiares para que nuestras criaturas de hoy, que serán adultas mañana, aprendan que amar es algo mucho más importante y grande que la satisfacción de un deseo sexual puntual e impuesto.

No podemos, como sociedad, seguir transmitiendo a nuestras niñas que son intercambiables, ciudadanas de segunda y que han de estar siempre disponibles para satisfacer los deseos de otros incluso con riesgo de su propia integridad física si se niegan. Más

“Me too”

         Al parecer está a punto de comenzar el juicio contra Harvey Weinstein, el productor de cine norteamericano que acosó a mujeres del cine y que originó el despertar del feminismo en Hollywood que dio paso al movimiento “Me Too” que se convirtió en mundial.

Las mujeres que se enfrentaron a este magnate del cine americano sufrieron y sufren presiones por parte de los defensores de este hombre. Pero el “Me too” quizás sin buscarlo en sus inicios, empoderó a las mujeres a denunciar a quienes hasta entonces pensaban que eran intocables por acosar y abusar de las mujeres cuándo y cómo les viniera en gana.

Pero este es solo un caso más de los abusos de hombres poderosos hacia mujeres de su entorno o de fuera de él.

El pasado mes de agosto de 2019 el también magnate Jeffrey Epstein, fue hallado muerto en su celda de una prisión de Nueva York en donde se encontraba acusado de tráfico de menores. Según la Fiscalía, Epstein creó una red para abusar de decenas de niñas en su mansión de Nueva York, así como en otra situada en Florida, hace más de una década. Otro hombre poderoso atrapado por sus propios vicios y denunciado por mujeres que decidieron dar el paso y, de esa manera, llevarlos ante la justicia.

El caso de Epstein, además salpica a otro hombre poderoso que, al parecer, compartía orgías con él. Se trata del segundo hijo de la Reina Isabel II de Inglaterra, Andrés de York que, al parecer, ha sido apartado de la vida pública, precisamente por sus divertimentos con Epstein y que también ha sido denunciado ante la justicia por una mujer de la que abusó cuando era menor.

El “Me Too” todavía no había nacido cuando la camarera de un hotel denunció por abuso sexual, allá por 2011, al entonces todo poderoso Dominique Strauss-Kahn, por entonces Director del Fondo Monetario Internacional (FMI). Este nuevo escándalo por un tema de agresión sexual, le supuso a este tipo su salida del FMI. Veinte meses después de la denuncia se llegó a un acuerdo judicial con la víctima para evitar el juicio. El aparato del patriarcado se puso en marcha para desacreditar la voz de la mujer frente al poderoso y, al final no se llegó a impartir justicia para esta víctima.

Pero este no fue su último encuentro con la justicia. Años después, el patriarcado volvió a hacer su trabajo y la justicia francesa le absolvió de un delito de “proxenetismo agravado” al participar con formas rudas en orgías. Como vemos, todo un personaje que se justificó a sí mismo porque “lo hacía porque necesitaba “sesiones recreativas” mientras estaba atareado “salvando el mundo”. Lo dicho todo un personaje… Más

No son casos aislados

         Los casos de violaciones múltiples en Pamplona, Manresa, Pozo Blanco o Aranda del Duero no son casos aislados. Son los más conocidos, eso sí. Y quizás los que hayan trascendido y despertado conciencias e, incluso, sentado jurisprudencias menos permisivas con los violadores.

Pero lo que me resulta más preocupante de todo es que, si ahora ya no son casos aislados, pasen a ser todavía más numerosos y recurrentes.

Digo esto porque estoy convencida de que este tipo de violaciones múltiples y muy violentas para la víctima son consecuencia directa del consumo y visionado de pornografía por parte de nuestra juventud junto a la ausencia de una mínima educación afectivo sexual que el ex ministro Wert se cargó con su nefasta reforma educativa.

Según Ismael López Fauste que es un periodista amenazado por los lobbies de pornografía, ante la pregunta[1] “¿Consideras que puede existir relación entre el aumento en el consumo de porno extremo y el aumento de agresiones sexuales grupales? no tuvo ninguna duda en responder:

Considero que debería haber más estudios traducidos al respecto. Personalmente, creo que existe una dependencia hacia productos cada vez más extremos como varios consumidores de porno han reconocido. ¿Tiene que ver con las agresiones? Bueno, en el caso de La Manada se dieron todos los elementos del lenguaje pornográfico, y si buscamos “five guys” en páginas porno nos encontramos con unos vídeos muy semejantes al hecho que tuvo lugar.
Pero yo me preguntaría si no es problemático también presentar a personajes como Nacho Vidal, Rocco Siffredi, Amarna Miller, Sasha Grey y todo lo que representan como unos “putos amos” para una generación de niños en plena formación de su sexualidad”.

Invito a leer toda la entrevista para que nos podamos hacer una idea de lo que realmente está ocurriendo no solo en el Estado Español, sino también mucho más allá.

Por mi parte y como feminista no puedo entender la falta de complicidad con las víctimas, pero tampoco puedo entender la inmensa red que parece haber sido tejida para profundizar en las formas de explotación de mujeres y niñas solamente para satisfacer el deseo sexual masculino.

Y volvemos al eterno dilema, el deseo masculino que creen algunos poderlo convertir en derecho. Un derecho que comporta la explotación sexual y/o reproductiva de las mujeres. Y en otros casos, ese teórico derecho comporta la violación en grupo de mujeres-niñas o el consumo de pornografía cada vez más violenta.

Me da mucho miedo pensar en el riesgo que corren nuestras niñas si no han sido enseñadas y empoderadas en el NO es NO tal y como están las cosas actualmente.

La reacción patriarcal ante el avance del feminismo, está siendo muy violenta y muy dura. Y esto me aterra. Tengo grandes amigos hombres y sigue costando hacerles entender la falta total de respeto a de los derechos humanos de las mujeres prostituidas o las mujeres que trabajan en el mundo del sexo. Las fuertes complicidades entre instituciones varias para que ambos negocios sigan aumentando, nos aleja de la solución real. Y mientras, mujeres y niñas de todo el mundo son captadas y tratadas para satisfacer DESEOS masculinos como el sexo o la paternidad. Insisto DESEOS.

Los gobiernos tienen que implicarse para formar correctamente en educación afectivo sexual a nuestras niñas y niños. Y las familias también deben reflexionar sobre estos asuntos, puesto que de lo contrario estamos dejando que se formen en la pornografía que no cuestiona nada, solo pretende tener beneficios. Y para tenerlos no duda en explotar y prostituir a mujeres cada vez más jóvenes.

Esperemos avanzar en este sentido ante la perspectiva de un nuevo gobierno progresista.

Ben cordialment,

Teresa

 

[1] En una entrevista realizada por Daniel Seixo y publicada el 03/07/2018 en la revista Nueva Revolución: https://nuevarevolucion.es/entrevista-a-ismael-lopez-fauste-en-el-caso-de-la-manada-se-dieron-todos-los-elementos-del-lenguaje-pornografico/

Tiempo de normalizaciones perversas

         La palabra “blanquear” no me gusta porque en demasiadas ocasiones esconde sentidos perversos. Por eso prefiero hablar de normalizar las situaciones que resultan dolorosas o, como mínimo, extrañas.

Para normalizar algo hemos de dejar de verlo como extraño o diferente y darle la pátina de normalidad adecuada. Es el caso de Plácido Domingo y sus denuncias (recordemos que son 20 mujeres) de acoso sexual en Norteamérica. Mientras allá se le ha puesto en su sitio creyendo los testimonios de esas veinte mujeres, cuando ha llegado a la vieja Europa todo son privilegios y parabienes. Así, uno de los principales periódicos de este país en la entrevista que se le realizó, ayudó a normalizar su verdad, ayudando a cuestionar las voces de las mujeres que le denunciaron.

El acoso sexual no tiene que ver solo con el deseo sexual, tiene que ver con el poder. Y en cada ocasión que una mujer es acosada es una clara manifestación de poder. Y cada vez que se cuestiona la voz de una mujer, el poder del patriarcado se agranda.

Con su contratación, la Generalitat Valenciana ha insultado a esas veinte mujeres acosadas y a quienes posiblemente por miedos sufrieron sus acosos y no le han denunciado. La Generalitat Valenciana y aquellas instituciones que le están contratando, le están dando alas a su voz masculina y privilegiada en detrimento de las de las verdaderas víctimas: las mujeres acosadas por él.

Nadie cuestiona que sea un gran artista, pero no nos podemos esconder detrás del arte para justificar cualquier tipo de vejación a las mujeres.

El movimiento Me Too ha venido para quedarse y desenmascarar a quienes creyéndose impunes por su posición, pensaron que desde esa posición privilegiada podían agredir, acosar o violar a las mujeres que desearan. Como el caso que nos ocupa. Y darle voz a los acosadores, aunque sean presuntos, es profundizar en las violencias machistas que sufrimos las mujeres solo por serlo.

Y, negar la existencia de ese tipo de violencias específicas es, sencillamente, negar la realidad de infinidad de mujeres que las sufren cada día. Y, por tanto, normalizar las situaciones de desigualdades que se sufren con cada acoso verbal, físico o cualquier agresión.

Con la entrevista realizada al divo y su publicidad en los grandes medios de comunicación, así como con su contratación por parte de la Generalitat Valenciana, claramente se normaliza la situación de acoso por parte de quienes creen que siguen teniendo el poder sobre los cuerpos y las vidas de las mujeres y, además se cuenta con la inestimable suma de voces femeninas que les aplauden, dejando así en un mayor grado de vulnerabilidad a las verdaderas víctimas. Más

Un año más….

         Como cada año, ya desde hace unos cuantos, mañana, 25 de noviembre, volveremos a conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Y lo hemos de conmemorar por que ya son 90 las mujeres asesinadas solo en 2019 y hasta el 1 de noviembre pasado a manos de asesinos que pensaban que las vidas de ellas les pertenecían.

Las violencias machistas tienen como consecuencia última el asesinato de las mujeres e incluso de las criaturas, pero hay muchas maneras de ejercer dichas violencias y causar mucho dolor a las víctimas.

La trata y la explotación sexual son formas de ejercer esa violencia machista que de quiere normalizar con publicidad y un pseudo sindicato financiado por el lobby proxeneta para, de ese modo, seguir ganando dinero con sus actividades ilícitas.

La mutilación genital femenina condiciona la vida de millones de mujeres en el mundo a lo largo de toda su vida privándolas de placer sexual, al tiempo que produciéndoles enormes dolores en su vida cotidiana.

La perpetua “cosificación” de las mujeres que pretende situarnos en  un plano claramente de producto de consumo, también es violencia machista. La perpetuación de los roles heteroasignados tanto en la vida familiar como en la social o en la escolar y académica también es violencia machista y actúa sobre la vida de las mujeres de forma cotidiana y simbólica inculcando miedos a su propia libertad y a sus propias capacidades.

La revictimización que sufren las mujeres víctimas por parte de las instituciones que deberían protegerlas, es también violencia machista, puesto que, por ejemplo, la justicia sigue siendo patriarcal y permite el cuestionamiento de las voces de las mujeres víctimas. El caso de la violación múltiple de Pamplona es un claro ejemplo de lo que digo.

Las violencias machistas que se sufren también en edades más avanzadas y que condena a las mujeres mayores a vivir infiernos cuando deberían estar recibiendo el cariño y el afecto de los suyos y que callan en la mayoría de os casos por no verse en la tesitura de tener que denunciar a sus agresores después de toda una vida.

O las mujeres con diversidades intelectuales o funcionales que han de sumar a sus situaciones, las violencias de quienes creen que por tener otras capacidades pueden ser objeto de abusos y malos tratos.

Quienes niegan la existencia de las violencias machistas como forma específica de violencia contra las mujeres y las criaturas, están ejerciendo violencia puesto que lo que pretenden es diluir esas violencias machistas dentro del concepto genérico de violencia, negando su especificidad y necesidad de tratamiento específico para solucionar las vidas de las mujeres víctimas. Pero claro, para ellos y algunas ellas, las vidas de las mujeres carecen de valor.

Las grandes religiones monoteístas predican en sus libros sagrados las violencias contra las mujeres que no respondan al modelo de sumisión que ellos predican y, por tanto, tienen mucha responsabilidad en su perpetuación. Más

Paso al frente

         Estoy completamente segura que este será el post que más me va a costar escribir. Este blog va a cumplir catorce años. Durante esos catorce años y alguno más anterior, llevo escribiendo periódicamente cada quince días, excepto en las vacaciones. Y hoy eso va a cambiar.

No voy a negar un cierto cansancio y por eso mismo voy a dejar esa periodicidad tan concreta y voy a asumir una cierta libertad para escribir. Y esta vez no me voy a comprometer con las fechas.

No voy a cerrar el blog, que no se asuste nadie. Sencillamente escribiré cuando lo necesite y no por obligación. Hacerlo por obligación ha acabado por convertirse en algo poco creativo y muy obligado. Y escribir y sobretodo escribir sobre temas relacionados con el feminismo y con las eternas desigualdades que sufrimos las mujeres, requiere una dosis de creatividad pese a la dureza de los hechos que acontecen día a día.

No pienso abandonar la pluma, os lo aseguro, pero necesito despertarme cada domingo sin la sensación en la boca del estómago que me recuerde que “hoy toca escribir” y con la eterna duda de “¿no me estaré repitiendo demasiado?”. Obviamente nos sobran motivos para escribir no cada dos semanas, incluso cada día, pero al final cuesta, cuesta bastante después de más de catorce años escribiendo sobre estos temas.

El blog va a quedar abierto e iré actualizándolo cada vez que tenga necesidad de escribir.

Me he puesto en contacto con las agencias de noticias y les he comunicado mi decisión y en todos los casos me han dejado la puerta abierta para que cuando escriba algo lo mandé y lo seguirán publicando. Y, también en todos los casos me han agradecido mi dedicación y mi compromiso. Más

¿A la Filantropía?

         Hace unos días el cantante anunció que él y su marido van a volver a ser padres. Y lógicamente lo volverán a ser mediante vientres de alquiles como ya lo fue el cantante con sus hijos mellizos y ya, como pareja, con su hija. O sea que por cuarta vez acuden a la explotación reproductiva de entre una y tres mujeres para ver cumplidos sus deseos de paternidad y acabar comprando a sus criaturas.

Además y en el colmo del cinismo lo anunció en la gala de la cena anual de la organización Human Rights Campaign que le entregaba un premio por dar visibilidad y por su defensa del colectivo LGTBI, además de por su filantropía. Habría que preguntar a la o las mujeres que gestaron sus hijos si piensan lo mismo de su filantropía para con ella o ellas.

Basar la satisfacción de nuestros deseos en la explotación reproductiva de mujeres empobrecidas es, desde mi  punto de vista, inhumano y justamente lo contrario del término filantropía que podría ser perfectamente definido como egoísmo. Egoísmo por explotar a mujeres para que gesten para otros con los riesgos que ello lleva para la vida de esas mujeres y las secuelas que les puede generar tanto físicas como psicológicas. Egoísmo por dejar sin genealogía materna a sus hijos a quienes privan de su derecho básico de conocer su ascendencia y por ser el resultado de una transacción económica en el mejor de los casos. O, lo que es lo mismo, ser tratados como mercancía, como productos resultantes de una operación comercial.

Ante el deseo de ser padre existe un recurso llamado adopción y que  puede ayudar e incluso salvar la vida de muchos niños y niñas. Pero como dice el poema de Quevedo “Poderoso caballero es Don Dinero” y hay personajes como estos que utilizan su dinero para, incluso, comprar vidas humanas.

Como ya he dicho en otras ocasiones, tanto los vientres de alquiler como la trata de mujeres con fines de explotación sexual son prácticas que considero delictivas y en las que se hace del todo evidente la gran connivencia entre el patriarcado y el capitalismo. Y se hace evidente porque en ambos casos el fin último, la satisfacción del deseo de paternidad o de satisfacción sexual, se ceba sobre el cuerpo de las mujeres empobrecidas que son utilizadas como materia prima de ambos lucrativos negocios que generan beneficios cuantiosos a los proxenetas y a las agencias de vientres de alquiler. En ambos casos prevalece el deseo de la gente poderosa frente a los derechos de las mujeres empobrecidas por el propio sistema capitalista que permite su explotación sexual y reproductiva.

Pero estos dos personajes conocidos mundialmente no son los únicos que han recurrido a esta forma de explotación de mujeres. Tenemos personajes y personajillos sin salir de casa. Miguel Bosé y su expareja, el arquitecto Nacho Palau, compraron también cuatro hijos. El actor Javier Cámara, hizo lo mismo con dos mellizos. El cantante Miguel Poveda con su hijo. El presentador Jaime Cantizano con su hijo. El también presentador Kiko Hernández con sus dos mellizas. Carmen Cervera también con sus mellizas o Tamara Gorro con su hija. Como vemos todos ellos y ellas gente pudiente que se puede permitir la compra de sus criaturas. Más

Anteriores Entradas antiguas

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz