El género de la política y la política de género

            Como todo el mundo sabe el próximo 26 de mayo tendrán lugar la elecciones municipales y europeas en todo el territorio del Estado y las autonómicas en bastantes comunidades autónomas.

Los partidos ya están elaborando listas y programas, así como sus estrategias electorales. No queda demasiado tiempo, al menos para quienes tienen que dirigir esas campañas. Un adelanto de lo que puede suceder lo veremos en las próximas elecciones andaluzas que tendrán lugar el próximo 2 de diciembre.

Como sabemos, y a pesar de los avances, la política sigue teniendo esencial y mayoritariamente un sesgo masculino. La presencia de mujeres en los diferentes gobiernos no solo es importante, también es necesaria. Pero para que el engranaje del cambio hacia un modelo político menos masculino y patriarcal funcione, hace falta que las mujeres y los hombres tengan claro que el camino hacia la transformación social, pasa, necesariamente por la igualdad real entre mujeres y hombres, de lo contrario la transformación por la que puedan apostar es una falacia.

No tener en cuenta las desigualdades existentes todavía y poner medios para su eliminación implica defender un sistema que sigue siendo opresor dependiendo del sexo con el que naces y con el género en el que te socializas.

Diseñar y hacer políticas públicas de sanidad, educación, urbanismo, etc. sin una perspectiva de género incluida, es dejar a la mitad de la población en una situación de desigualdad permanente.

Hacer un esfuerzo continuado por integrar la perspectiva de género en esas políticas implica avanzar hacia sociedades más equitativas. Pero para hacer ese esfuerzo se requiere voluntad de desaprender practicas patriarcales aprendidas y reconocer que otros modos de hacer política son posibles.

Y ahí está uno de los principales problemas, puesto que desaprender implica reconocer privilegios y tener que renunciar a ellos para compartir la mitad de los espacios y los recursos. Y eso no siempre gusta.

Desaprender implica reconocer que el consumo de prostitución es una forma de esclavitud. Al igual que lo es el comercio de criaturas a través de vientres de alquiler.

Desaprender significa dar voz y escuchar a quienes no la tienen en plano de igualdad real que no formal. Quiere decir que, incluso físicamente, se ha de dar un paso atrás cuando el protagonismo no se tiene por alguna causa, o cuando se comparte.

En política los gestos son muy importantes, mucho y las posiciones físicas ante una determinada situación han de ser observadas con detenimiento. No solo se ha de observar quienes toman la palabra, por ejemplo. También hemos de observar qué dicen y cómo lo dicen.

El inicialmente llamado “gobierno feminista” de Sánchez, pese a la ilusión inicial, solo está incluyendo la perspectiva de género en algunos aspectos, pero nada más. Más

Anuncios

Cuando las tradiciones no ayudan

           Esta semana conocimos que una falla de Valencia, la de Borrull-Socors modificó sus estatutos para adaptarlos al siglo XXI y permitir que cualquier hombre o niño pueda ser fallero mayor a partir del año que viene. Ahora la Junta Central Fallera tendrá que aceptar o no, dicha modificación.

La figura de la Fallera Mayor es una parte importante del mundo fallero. Pero básicamente lo es por la ornamentación de sus vestidos y complementos. Estatutariamente y según el artículo 29 del preámbulo o título preliminar del reglamento fallero por el que se rige la Junta Central Fallera, “La fallera mayor será la única mujer que ejercerá la representación honorífica de la comisión de falla en los actos propios y oficiales”.

            Observamos en este artículo dos expresiones que dan a entender que esta figura es una figura prácticamente silenciada y casi meramente decorativa. Dichas expresiones son “única” y “honorífica”. Y lo que entiendo es que el resto de mujeres de la falla, sean o no falleras no pueden representar honoríficamente a sus agrupaciones falleras. Y por extensión, la fallera mayor solo puede representar a su falla de manera honorífica. Desde mi punto de vista esto rezuma sexismo por todas partes.

La resistencia del mundo fallero a los cambios y a la eliminación del sexismo en sus monumentos no es nueva. A principios de este año se presentó un pre-informe de análisis de las fallas de la ciudad de Valencia desde una perspectiva de género . Dicho trabajo fue elaborado por la Universitat de València, por encargo del Consell Municipal de les Dones i per la Igualtat. Y es muy curioso observar cómo en sus conclusiones aparece esto:

“A la luz de este estudio, queda claro que existen grandes diferencias entre hombres y mujeres en la Fallas de València, tanto en la participación de las estructuras organizativas, donde las mujeres no tienen el mismo acceso que los hombres, como en su representación en los monumentos”.

Con este ejemplo quería hacer visible la reticencia a los cambios por parte de quienes están al frente de las comisiones de fiestas y festejos de las diferentes ciudades y comunidades. La mujer como florero, como elemento decorativo de unas fiestas organizadas, todavía y mayoritariamente por hombres.

Las fallas son, como he dicho un ejemplo, pero pasa lo mismo con cada población que tenga su reina y corte de honor de sus fiestas patronales. Más

Deseos y derechos

            La sociedad capitalista en la que vivimos nos indica que, con el dinero necesario, todo se puede comprar o vender porque todo tiene un precio. Voluntades políticas incluidas como ya hemos visto con los casos de corrupción que nos inundan en los últimos años.

Además, esas voluntades políticas pueden llegar a ser necesarias para continuar explotando y expoliando y que, de ese modo el sistema no se rompa.

Como además el capitalismo ya no entiende de fronteras, es internacional y lo abarca todo porque, en su perfecta alianza con el patriarcado, ya no quedamos al margen de su imperio ni las personas. Tenemos claros ejemplos de lo que digo cuando hablamos de personas en general con la compraventa de órganos humanos en donde, en algunos lugares del mundo, es legal.

Pero cuando hablamos de mujeres y no de personas ya la cosa cambia y, en demasiados casos, se mira a otra parte. No podemos olvidar que la prostitución es una relación en donde una parte, generalmente hombres, compran su placer. Y para satisfacerlo necesita un cuerpo humano que es la materia prima básica para la satisfacción de ese placer. Y ese cuerpo humano, generalmente es de mujeres. Pero si a esa relación comercial le añadimos, la explotación sexual que sufren las mujeres por parte de otros hombres que las han comprado y vendido a su antojo como si fueran reses, podremos entender que la asimetría de la relación comercial es total. Y que, por tanto la satisfacción de un deseo como el sexual tiene claras connotaciones políticas que se han de afrontar.

Cuando se consume prostitución se va más lejos de esa simple relación física. Se establece y se refuerza el sistema de poder masculino frente a la sumisión femenina. Porque los prostituyentes o puteros hacen suya aquella frase que dice “que quien paga manda” y el hecho de pagar les “autoriza” a hacer lo que quieran con la mujer prostituida. Y se dibuja perfectamente la férrea alianza entre el capitalismo y el patriarcado. La mujer comprada y sumisa frente los deseos de quien paga. La mujer con la voluntad anulada y sin poder elegir si quiere o no quiere tener ese contacto físico con ese hombre. La mujer reducida a un mero objeto de placer sin voluntad y sin voz propia. Reducida a un mero objeto sexual.

En el libro “Un tros de cel” (Editorial Bromera. 2012), su autora, Isabel Clara-Simó expone perfectamente esta alianza y también expone la desigualdad entre niñas y niños. Pero narra perfectamente la venta de la protagonista, el maltrato que sufre en su viaje desde Hong Kong a Valencia en donde la obligan a prostituirse, siendo todavía una menor, y en cómo, un tiempo después es llevada a un prostíbulo y narra la vida de allí dentro bajo la “protección” de un proxeneta “bueno” que, al final cumple su palabra. Más

Perversa falacia

            Decía Mabel Lozano en Twitter recientemente que: “Si las mujeres son prostituidas, el demandante es un prostituyente, puesto que si es un putero , entendemos que ella es una puta y no una víctima. El lenguaje en muchos casos estigmatiza a las mujeres, por eso es el momento de los otros actores, proxenetas y prostituyentes”. Y yo comparto cada una de estas palabras.

Asistimos a un momento en donde el patriarcado adopta nuevas formas para sobrevivir y entre ellas busca dos elementos claves para demostrar su capacidad camaleónica, incluso sobre las mujeres. Esos dos elementos buscan esencialmente lo mismo: convertir sus deseos en derechos. De ese modo y, en el Estado Español de la mano de Albert Rivera y sus correligionarios, pretenden legalizar los vientres de alquiler que no es ni más ni menos que una forma de explotación reproductiva sobre las mujeres y un gran negocio de comercios de criaturas.

El otro elemento es la regulación de la prostitución. Si las voces que escuchamos siempre son las mismas, y nos explican que están ejerciendo la prostitución por voluntad propia y que para ellas es un trabajo y por tanto quieren tener derechos, acabamos naturalizando la esencia misma de la prostitución que es la dominación y la humillación a través de la satisfacción de un deseo.

Si no escuchamos voces como las de Amelia Tiganus, que es una superviviente de la trata y de la explotación sexual, cuando afirma que la prostitución es la esclavitud del mundo actual, también nos quedaremos con la sensación idílica que pretende hacernos creer el patriarcado, y es que la prostitución es un trabajo y que por tanto debe regularse como tal.

Y por supuesto, ¿Quien va a estar en contra del trabajo con derechos? supongo que nadie. Y precisamente ahí está la perversión de las palabras. En construir el mensaje de la regulación a partir de expresiones como “trabajo o empleo con derechos”.

La prostitución es, al menos para mí, una forma de esclavitud y explotación sexual con el fin último de seguir ganando dinero con los cuerpos de las mujeres como materia prima básica. Y, al mismo tiempo, reforzar las estructuras de poder patriarcal a través de la total y absoluta asimetría de las relaciones que se establecen entre el prostituyente y la mujer prostituida. Satisfacción del deseo sexual masculino a cambio de negar condición de persona a la mujer prostituida. En definitiva esencia patriarcal pura y dura: dominación masculina sobre las mujeres. Más

Ácido inicio de curso

            Estoy harta de escuchar si fulanito o menganita tienen o no tienen estudios superiores o si plagiaron o no sus trabajos de final de máster o sus tesis doctorales.

Comienzo este curso con la tristeza de ver cómo Albert Rivera y su cohorte de Ciudadanos, se empeñan en llevar la política a un lodazal en el que mezclar temas con el único objetivo de seguir apareciendo a cualquier precio en los medios y, posiblemente, arañar unos pocos votos.

Con todo este lío que ha montado este hombre y sus secuaces con los malditos titulitos y demás, se ha usurpado a la ciudadanía conocer el alcance que tiene la convalidación por unanimidad de todos los partidos del Congreso del Real Decreto-Ley 9/2018, de 3 de agosto, de medidas urgentes para el desarrollo del Pacto de Estado contra la violencia de género.

Su objetivo es poner en marcha tres medidas del Pacto que requieren modificaciones legislativas: devolver las competencias a los ayuntamientos en materia de violencia machista, permitir que los menores puedan recibir asistencia psicológica con el permiso de un único progenitor, y agilizar la acreditación de las víctimas sin necesidad de sentencia judicial para que éstas reciban ayudas.

Estas tres medidas son fundamentales para agilizar las ayudas de todo tipo que deben recibir las mujeres víctimas y sus criaturas. Con intervenciones rápidas por parte de las administraciones competentes, el sufrimiento de esas mujeres, no desaparece, pero la sensación de desamparo se puede mitigar bastante.

Si a estas medidas le sumamos la urgente necesidad de formación a todos los agentes jurídicos y sociales que están implicados en este tema y al conjunto de la ciudadanía en general, podremos comenzar a hablar de la importancia que tiene para los gobiernos la erradicación de estos asesinatos machistas.

Pero como hemos visto esta semana, para algunos dirigentes políticos era mucho más importante saber si Pedro Sánchez había plagiado o no su tesis doctoral que la vida de muchas mujeres que están sufriendo cada día este tipo de terrorismo cotidiano.

Para Rivera, la vida y seguridad de las mujeres no está en su agenda política y ese desprecio por estos temas, junto con su discurso neoliberal respecto a los vientres de alquiler es posible que se le vuelva en contra. Gente como él o como Toni Cantó que en su momento cuestionó la veracidad de las denuncias por violencia machista, son quienes de forma estructural siguen ejerciendo violencia sexista desde la política. Y lo hacen al no dar importancia a la seguridad y la vida de las mujeres. Lo hacen al cuestionar nuestras voces. Lo hacen al considerarnos carentes de derechos en lo que a nuestra maternidad (o no) se refiere. Lo hacen al considerarnos meras vasijas gestantes de criaturas que serán entregadas a otras familias y a las cuales despojarán de su derecho a estar con su familia biológica.

Todo eso y alguna cosa más también es violencia machista porque en el fondo siguen reivindicando que sus deseos sean considerados derechos, olvidándose de los derechos humanos de la mitad de la población que somos las mujeres.

Seguramente para ellos  y para la gente del PP carecerá de importancia donde se ubiquen orgánicamente los temas que nos afectan a las mujeres y a todo lo referente a la igualdad entre mujeres y hombres. Ni quien ocupe esa responsabilidad. Pero estamos comprobando como cuando es una mujer feminista y comprometida quien se encarga de estos temas y que, además, ha formado un buen equipo, el impulso para erradicar las violencias machistas es inmediato. Y lo es porque sabe y conoce la importancia que estos temas tienen para el desarrollo de los derechos humanos de todas las personas. Porque no podemos olvidar que los temas relacionados con la igualdad son temas que nos atañen a todas las personas y no solo a las mujeres.

Porque cada vez que una mujer o una criatura es asesinada, toda la sociedad fracasa al no haber sabido protegerla y cuidarla como persona. Más

Victimismo no, denuncia

            Uno de los argumentos que el patriarcado, en cualquiera de sus formas, utiliza para intentar denigrar al feminismo es insistir en que se trata de un movimiento victimista. Con esta forma de actuar busca no sólo la crítica destructiva, sino también el que a mucha gente que es feminista le aturde o le asuste pasar a definirse como tal.

Una de las características más importante del feminismo es la lucha por la equidad entre personas, más allá de razas, religiones u orientación sexual. Y cuando hablo de equidad no se trata solo de igualdad. Como muy bien es sabido las mujeres de todas las razas, religiones u orientación sexual sufrimos situaciones denigrantes cada día simplemente por haber nacido mujeres. E incluso son otras mujeres quienes nos tratan mal en demasiadas ocasiones debido a su sumisión al patriarcado.

El hecho de que expongamos esas situaciones denigrantes ante la sociedad y reivindiquemos la equidad entre las personas se reviste de victimismos para de ese modo desacreditarnos e intentar silenciarnos.

Cuando no se es consciente de los privilegios de los que se goza, en demasiadas ocasiones no se ven ni perciben las situaciones que esos privilegios generan en el sometimiento hacia otras personas.

Lo define estupendamente bien la escritora, profesora y activista feminista italo-estadounidense Silvia Federicci cuando afirma “Que nuestro bienestar no se debe construir sobre el sufrimiento de otras personas”, y, precisamente eso es lo que se está promoviendo por el férreo pacto entre el capitalismo  y el patriarcado. Construir y gozar de unos privilegios que proporcionan bienestar sobre el sufrimiento de demasiadas personas.

Desde el activismos feminista y social se observa como en cada momento y ante cada situación de ámbito planetario, las mujeres y las niñas son quienes se llevan la peor parte. Siempre y, para muchas personas esto no admite discusión. Sólo aquellos que obtienen beneficios de cualquier clase no son capaces de admitirlo. E incluso lo ven como algo “natural” y, por tanto indiscutible.

Ante la denuncia de esas situaciones salta la alarma y nos intentan acallar llamándonos victimistas, feminazis y otras lindezas. Pero no es más que otra estrategia para mantener privilegios a costa de situaciones de desigualdad y de temor a perder sus privilegios que de forma “natural” creen que les pertenecen.

Y no, no somos victimistas, somos conscientes, muy conscientes de que el bienestar patriarcal a todos los niveles se construye en base al sufrimiento de más de la mitad de la población mundial que somos las mujeres.

El patriarcado sigue construyendo un paradigma que permite naturalizar e incluso legalizar esas situaciones de inequidad y de sufrimiento. Y lo naturaliza de muchas maneras, incluso ganándose la complicidad de muchas mujeres que siguen ciegas a esas inequidades y al sufrimiento de tantas y tantas hermanas en el mundo entero.

Un ejemplo reciente y muy, muy suave es la reacción que se ha tenido por parte de la Real Academia Española de la Lengua cuando se les ha pedido que elaboren un estudio para que la Constitución tenga un lenguaje más inclusivo y que, por tanto, nos incluya de forma clara a las mujeres españolas. Hemos visto desde amenazas de dimisión hasta “peros” de todo tipo.

Y digo que es un ejemplo muy suave si lo comparamos con las estratagemas de todo tipo, sea con formas sutiles e incluso simbólicas o a las claras que se tiene para justificar las tropelías que se siguen cometiendo con las mujeres y las niñas y que pasan desde el asesinato antes de nacer cuando se comprueba que va a nacer una niña, la trata y explotación sexual, los asesinatos de mujeres por serlo, la pobreza sistemática a las que se las somete en algunos lugares del planeta hasta el hecho de utilizar sus cuerpos como campos de batalla. O sus decisiones también como campo de batalla al impedir que las puedan tomar incluso sobre sus propios cuerpos.

Todo lo que he expuesto, está ocurriendo en este mismo momento y en diferentes lugares del mundo. Y nada de ello es natural. Es obra de muchos siglos y doctrinas que lo intentaron naturalizar. Y lo siguen intentando. Pero cuando alzamos la voz y lo denunciamos como situaciones injustas y generadoras de mucho sufrimiento, somos feminazis, manipuladoras, victimistas, y un largo etc. Más

Días de duelo

            Comenzar el domingo pensando en que hay que volver a escribir sobre los asesinatos de tres mujeres en menos de cuarenta y ocho horas, os aseguro que no es plato de gusto. Pero el duelo por esta triste realidad se impone y no hay tregua.

Si, de nuevo tres asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas nos han golpeado estos días.

El cinco de julio en Madrid era asesinada de forma brutal M.J.A.A.[1] de treinta y siete años. Su asesino tenía una orden de alejamiento en vigor.

El seis de julio María Fuente de ochenta y cuatro años fue degollada por su marido en La Felguera (Asturias). El asesino después se suicidó.

El siete de julio Cristina M, de veinticuatro años fue apuñalada por su asesino a quien había denunciado y de quien estaba en proceso de ruptura. Deja dos huérfanas de dos y tres años. El asesino tenía orden de alejamiento.

Así se las juega el feroz patriarcado. Asesinándonos y ultrajándonos a las mujeres y a las niñas por haber nacido mujeres.

Y mientras la justicia, patriarcalizada por siglos de influencia judeocristina sigue a su ritmo y revictimizando a las víctimas supervivientes con estridentes preguntas y/o sentencias benevolentes con los asesinos y maltratadores.

El dolor es acumulativo. Lo sé por experiencia propia. Y también sé que por mucha sonrisa que se pueda exhibir en actos o eventos o simplemente en el trabajo, el dolor sigue corroyendo por dentro con cada agresión y con cada asesinato. Pero también con cada comentario que justifica las violencias de todo tipo. O con cada discurso de los de faldas largas y negras cada vez que se inmiscuyen en nuestras vidas. O con cada sentencia indulgente y, por tanto, justificativa de los malos tratos y vejaciones que sufrimos las mujeres por parte de sus señorías frufrús.

Todos estos personajes, junto con los inmorales que nos han gobernado los últimos seis años y que han recortado todo lo que podían y un poco más dejándonos todavía más indefensas, buscan que la culpa y el miedo se vuelvan a asentar en nuestros corazones y, de ese modo tenernos sumisas.

La culpa por vivir nuestra vida según nuestros propios códigos personales, por llevar la ropa que nos guste, por vivir como queremos y sin temerles. No lo soportan y por eso a la mínima ocasión reaccionan furibundamente con nosotras haciendo pagar a las víctimas de agresiones lo que ellos viven como un desafío a sus privilegios. Los de todos ellos.

El miedo, cuestionando nuestras voces e imponiendo las de los asesinos y agresores con sentencias y actitudes que en demasiadas ocasiones rozan el menosprecio incluso a nuestras vidas. Si se consigue imponer el miedo, la sumisión a sus dictados está garantizada.

Y lo hacen poco a poco, lentamente para que de ese modo tanto el miedo como la culpa y, por tanto el respeto al sistema sea naturalizado y nuestros discursos feministas sean ridiculizados, incluso por voces femeninas en las que ellos se apoyan. Más

Anteriores Entradas antiguas

Tribuna Feminista

Tribuna Feminista

Alicia Murillo Ruiz

Alicia Murillo Ruiz